miércoles 11.12.2019
Videojuegos

Google Stadia, el inicio de una nueva era en los videojuegos

Google Stadia ya ha salido al mercado. Pese a que ha despertado ciertas reticencias en la comunidad gamer, en este artículo repasaremos sus principales características, como el modelo de negocio consistente en el juego por streaming, así como su mando y las diferentes ofertas de suscripción disponibles.
Presentación de Google Stadia en la Game Developers Conference
Presentación de Google Stadia en la Game Developers Conference

Al igual que ha pasado con otras industrias como la música, con plataformas como Spotify o Youtube Music, y el cine, con Netflix y HBO, el sector de los videojuegos se acerca al inevitable cambio hacia el servicio en streaming. Pese a que ya existen antecedentes como el servicio en streaming de Sony, PlayStation NowGoogle Stadia planea diferenciarse del resto de servicios similares.

¿Qué es Google Stadia?

Google Stadia es la plataforma de videojuegos de Google. Hasta ahora, cuando hemos hablado de plataformas en el sector del videojuego siempre se nos veía a la mente una plataforma física, es decir, una consola. No obstante, la empresa californiana apuesta por un cambio en la manera de ofrecer los contenidos. Stadia consiste en un servicio por streaming en el que los videojuegos están alojados en servidores de Google, y el usuario solamente tiene que conectarse a ellos para jugar. Para hacerlo más entendible, podríamos decir que Google Stadia es el Netflix de los videojuegos, aunque esto no es del todo cierto, como aclararemos más adelante.

Mediante este servicio, Google Stadia elimina las descargas e instalaciones de los videojuegos, haciendo el acceso a los mismos prácticamente instantáneo. De hecho, los creadores ya afirmaron que Stadia va de la mano del resto de servicios de Google, por lo que el jugador puede, incluso, iniciar un juego desde el tráiler del título en cuestión subido a Youtube.

 

Características y precio

Stadia ofrece la posibilidad de disfrutar de todos los títulos alojados en sus servidores a través de múltiples vías: televisores, ordenadores, tabletas e, incluso, smartphones. No obstante, para reproducir el contenido en un televisor necesitaremos un Chromecrast Ultra, mientras que para los ordenadores es tan sencillo como iniciar sesión en nuestra cuenta de Stadia en el navegador Chrome. En cuanto a la resolución, actualmente el máximo disponible es de hasta 4K y 60 fotogramas por segundo, aunque en el futuro prometen ampliar estos límites hasta el 8K y una tasa de 120 FPS.

Para que estas resoluciones sean posibles, las estaciones de trabajo de Google donde se ejecutan los videojuegos poseen una CPU de la marca AMD, con una potencia de 10,7 teraflops, muy por encima de PS4 Pro o Xbox One X. Además, Stadia ofrece un mando con el que poder jugar cuando los contenidos se reproducen en el televisor. No obstante, este no resulta imprescindible al hacerlo desde un ordenador, pues se puede usar el clásico teclado y ratón.

Antes de hablar de los tipos de suscripciones, es necesario aclarar que Google Stadia no es como los servicios de suscripción a los que estamos acostumbrados. Mientras que, por ejemplo, en Netflix se acccede a todo el catálogo sin ningún tipo de restricción, en Google Stadia se deberá comprar cada título que se desee de forma independiente, salvo los juegos gratuitos que ofrezcan. Refiriéndonos ahora a los tipos de suscripciones, encontramos dos, la Base y la Pro, aunque la primera llegará en algún momento del próximo año. El plan Stadia Pro tiene un coste de 9,99 euros al mes y ofrece el contenido a 4K y 60 FPS, además de la posibilidad de disfrutar de juegos gratuitos que se irán actualizando periódicamente. Por otro lado, el plan Stadia Base está exento de cuotas mensuales, aunque los contenidos solo alcanzarán una resolución de 1080p, además de no poder disfrutar del catálogo de juegos gratuitos.

Los puntos negativos

Pese a que Google Stadia plantea un modelo que tarde o temprano será aceptado por el resto de compañías en un futuro inminente, la apuesta por el servicio en streaming sigue despertando ciertas dudas en buena parte de la comunidad gamer.

En primer lugar, el modelo de Stadia supone una conexión permanente a Internet por parte del usuario. Esto hace imposible poder disfrutar del apartado single player de un título sin Internet. También cabe destacar que, para disfrutar del servicio con una buena calidad, es necesaria una buena conexión a Internet para librarnos de posibles retardos en la imagen. Esto ha provocado incluso que Google Stadia no se encuentre disponible, por el momento, en las regiones de Latinoamérica. No obstante, desde Google afirmaron que es posible disfrutar del servicio con una conexión de 10 Mbps, eso sí, a 720p y 60 FPS.

el mando de google stadiaEl mando de Google Stadia. Fuente: Flickr.

Además de esto, otro de los aspectos más criticados de Google Stadia es la falta de títulos exclusivos. Mientras que empresas como Sony, Nintendo o Microsoft poseen estudios first party, Google Stadia solamente se limita a incluir en su catálogo juegos ya desarrollados para el resto de plataformas. Esto es un gran hándicap, pues muchos gamers se decantan por una u otra en función de los títulos exclusivos.

Google Stadia lleva muy poco tiempo en el mercado y ni siquiera ha lanzado toda su oferta por el momento. Por tanto, toca esperar para ver si este cambio de paradigma en el sector consigue cuajar o si, por el contrario, el formato físico continúa resistiendo en el sector de los videojuegos.

Google Stadia, el inicio de una nueva era en los videojuegos
Comentarios