martes 12.11.2019
MTV EMA SEVILLA

El peor concierto de Green Day

Hace unas escasas tres semanas, la banda estadounidense Green Day anunciaba su inminente llegada a España, un acontecimiento histórico que encendió la vena más punk y melancólica de sus fans. La localización no podía ser más insólita, ya que el campo de juego sería la emblemática Plaza de España de Sevilla. El precio de la entrada no hacía más que aumentar las dudas de la audiencia: ¿un concierto de Green Day por 10 euros? Fue tal la expectación creada en esos días que los 10.000 tickets se vendieron en la friolera cifra de 60 segundos. Nada podía salir mal, o eso cabría pensar.
Cartel MTV MUSIC WEEK SEVILLA.
Cartel MTV MUSIC WEEK SEVILLA.

Este Sábado 2 de Noviembre el parque de María Luisa despertaba con el murmullo de miles de fans que llevaban desde la noche anterior mordiéndose las uñas por entrar al recinto en el que horas más tarde tocaría uno de los grupos más relevantes de los últimos 30 años. Green Day es una banda de punk-rock nacida en Estados Unidos, que fue formada en 1986 y que ha llegado a los puestos más altos de la Billboard 200 con éxitos como Dookie y American Idiot. Actualmente, la agrupación ha vendido más de 85 millones de copias alrededor del mundo, vendiendo más de 30 millones en su propio país.

Mientras la cola, que daba la vuelta completa al parque, empezaba a avanzar, dio comienzo el primero de los tres grupos grupos de la noche. Se trataba de León Benavente, grupo que para muchos parece haber nacido recientemente, pese a sus siete años de vida. Esto es debido que este año han estado presentes en un gran número de festivales nacionales. El ambiente era apagado y disperso, fácilmente asociable a la poca semejanza entre este grupo y el grupo principal.

A continuación actuaron The Struts, una banda británica de rock con aires a Michael Jackson y a Mercury que lograron que la masa de gente elevara en varias ocasiones el grito y los brazos. Aun parecían guardar fuerzas para el concierto final.

Comenzó la expectación, Bohemian Rhapsody nos mantuvo en vilo durante sus 6 minutos a la espera de nuestros artistas, quienes no salieron hasta que les introdujo el clásico "Blitzkrieg Bop" de Los Ramones. La gente los aclamaba a gritos y la bienvenida fue radiante. Abren la veda con "Minority" pero el público no enloquece, algo comprensible al ser la primera toma de contacto. El ambiente continúa en la misma línea hasta la tercera canción, su himno por excelencia, la canción que los propulsó y coronó como banda histórica: "Basket case". Billie Joe miraba a su público, y donde acostumbraba a ver destrucción y desenfreno encontró gente estática, ni un solo pogo, ni un manteo, sin duda estaban un público con poca cultura punk rock. Fue tal el impacto para la banda que, confusos ante dicha situación, decidieron "volver a empezar la canción para ver, si esta vez, el público enloquecía". Momento histórico: suena por segunda vez, tras haberse tocado por completo, el single de su primer disco y para disgusto de la banda la recepción de la plaza no fue muy diferente a la de la primera escucha. Los varios fuegos de energía y juventud fueron apagados por las quejas de otras personas del público que no comulgaban con esa forma de vivir la música.

(Vídeo de archivo de lo que suele ser un concierto de Green Day).

 

El grupo continuó el concierto tocando las canciones más memorables, "Boulevard of Broken dreams" , "When I come around" o "American Idiot", que nunca antes habían sido recibidas con menos euforia. Puede que por el cansancio tras horas de espera, puede que por la falta de costumbre del público español ante grupos rock de talla internacional, puede que el reducido precio de la entrada atrajera una audiencia menos fanática de la banda o tal vez se trató de una mera falta de entendimiento debido al lenguaje. Y es que, si algo ha caracterizado siempre al público en España es esa reacción tan positiva ante un reto lanzado por un cantautor. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Last night on the @MTV World Stage in Seville!! Viva España 🤘

Una publicación compartida de Green Day (@greenday) el

Poco se le puede reprochar a esta banda que lleva girando desde el 88 y que no ha perdido ni un ápice de su juventud y dinamismo. Un par de fans tuvieron la suerte de subir a cantar con la banda para más tarde saltar al público como auténticas estrellas del rock. Pirotecnia, llamaradas, gritos de "Viva España" e intentos de despertar la locura del público por parte de Billie Joe que solo se vieron satisfechos en la última canción en la que, mejor tarde que nunca, se creó una hoya humana más que considerable en la que se consiguió liberar gran parte de la tensión acumulada.

No sabemos si Green Day volverá a España, pero si se vuelve a terciar, esperamos que el espíritu rock haya incrementado y estemos a la altura de recibir a semejantes artistas. 

 

<iframe frameborder="0" class="juxtapose" width="100%" height="349" src="https://cdn.knightlab.com/libs/juxtapose/latest/embed/index.html?uid=5f2682f4-0076-11ea-b9b8-0edaf8f81e27"></iframe>

Comentarios