lunes 09.12.2019
Fomentando la igualdad y la inclusión

El deporte contra el bullying

El bullying es uno de los problemas que actualmente afectan a muchos niños en nuestro país y a escala mundial. Cada vez se está haciendo más mediático por la repercusión que tiene y el deporte tiene un papel fundamental como medida preventiva del acoso escolar. 
Equipo de niños con su entrenador
Equipo de niños con su entrenador

girls-407295_960_720

Niños jugando con la pelota en el colegio.

 

Uno de los grandes problemas de la actualidad es el bullying, es decir, el acoso escolar que por desgracia viven día a día muchos niños y adolescentes. En estas situaciones hay dos papeles principales: el acosador y la víctima. ¿Qué diferencia hay entre ambos? ¿Qué es lo que determina quién puede ser acosado y quién no? ¿Qué o quién le otorga a un niño el poder de abusar de los demás?

 

Estos días se ha hecho viral la idea de una niña de Burgos para ayudar a los niños que se sientan solos y desplazados: el banco de la amistad”. A sus 9 años, Haizea Cozar decidió investigar sobre el bullying y le escribió una carta a la directora de su colegio en la que decía: “Hola Ana, me gustaría que haya un banco de la amistad en el patio. Tiene que ser de colorines y un cartel que ponga 'banco de la amistad' para que quien se sienta solo se siente y alguien que le vea sentado le pregunte: ¿Quieres jugar conmigo?”. La burgalesa ha emocionado al país con esta iniciativa y ha removido las emociones de muchos. 

Foto de la carta para solicitar el Banco de la amistad. Periódico ABC.

 

El acoso escolar siempre ha estado ahí, pero con la presencia de las redes sociales han aumentado los casos en los que niños reciben insultos y malos tratos por parte de sus compañeros. Joan Merino González ha afirmado que el fenómeno de estas redes ha conseguido que el acoso en la escuela continúe cuando los niños llegan a sus casas. 

 

Ante la magnitud de este problema, en los colegios se dan charlas y se organizan campañas contra el bullying para concienciar al alumnado sobre las consecuencias que puede tener y el daño que se causa a los demás. Muchas veces, el acoso se da por la propia inconsciencia, ya que no solo es acosador el que abusa directamente, también el que no hace nada por evitarlo. 

 

El deporte entra en el juego

 

Según Rafael Guimarães Botelho, investigador y doctor en Educación Física y Deporte, otra de las iniciativas contra el bullying es usar el deporte como método de inclusión, lo cual a muchos les puede resultar irónico por el simple hecho de que la competitividad deportiva también ha propiciado el acoso en muchas ocasiones. Siempre ha habido niños y niñas a los que no se les ha dejado participar igual que a los demás en las clases de educación física porque normalmente el acosador tiene el papel de líder en el campo. Por esta razón muchos padres piensan muy bien si apuntar a sus hijos a algún deporte como actividad extraescolar y a qué deporte apuntarlos.

 

Esta idea de utilizar el deporte como una barrera entre los niños y niñas y el acoso escolar tiene como arma principal los valores y la educación. Vivimos en una sociedad en la que el egoísmo y la falta de empatía están muy presentes, pero hay formas de remediarlo. Para María José Sánchez García, profesora del Colegio Salesianos Nuestra Señora del Carmen, la figura del profesor es fundamental, debe propiciar la inclusión en todos y cada uno de los juegos y deportes que se practiquen, haciendo que la figura del líder no lleve la voz cantante en todo momento y dando pie a un entorno de confianza y seguridad en el que todos los niños disfruten y puedan sentirse cómodos y libres de ser juzgados por los demás. 

 

El 2013, la Policía Nacional lanzó una campaña contra el bullying, "No al acoso escolar", en la que participaron muchos famosos, entre ellos deportistas de élite como Andrés Iniesta o Iker Casillas, transmitiendo la idea de que, en la vida como en el campo, el respeto y la inclusión son fundamentales

 

Como se ha señalado anteriormente, el deporte puede ser beneficioso tanto para las víctimas como para los acosadores si, como hemos comentado anteriormente, los valores son la base de dicha actividad. Jose Luís Martínez Marquez, que trabajó como entrenador de futbol en un equipo infantil, afirma que las víctimas se sentirán parte de un grupo y respetadas como un jugador más, estableciendo relaciones y conexiones positivas, disminuyendo su malestar y aumentando su autoestima. Así se pueden evitar casos de depresión en los menores que pueden tener consecuencias más graves a largo plazo. En el caso de los acosadores estar dentro de un equipo guiado por la figura adulta del profesor, hará que desaparezca su rol de líder y que consiga empatizar con los demás poco a poco, lo cual es beneficioso para todos. 

 

Para Fuensanta Cerezo Ramírez, todos somos diferentes y es imposible que nos llevemos bien con todos y cada uno de nuestros compañeros o que tengamos la misma afinidad con ellos, pero todas las relaciones deben basarse en la igualdad, el respeto y la inclusión. Hay que educar a los niños y niñas con estos conceptos como pilares, haciendo así que el deporte y los juegos sirvan para forjar lazos, no para ensañarse con los demás. La intransigencia con el acoso debe ser fuerte y estar presente en el aula, en las redes sociales, y en el deporte, haciendo que esta actividad de ocio luche por la felicidad y el bienestar de todos por igual

human-763156_960_720

Comentarios