ENTREVISTA A LA PERIODISTA PAZ SANTANA

“Quiero contar historias, quiero hacer que los demás se sientan bien con mis historias y quiero implicarme en el mundo del Periodismo”

“Quiero contar historias, quiero hacer que los demás se sientan bien con mis historias y quiero implicarme en el mundo del Periodismo”
La periodista Paz Santana y la alumna Claudia Martín en el plató de la Universidad Loyola. Foto: Sonsoles Gaviño.
La periodista Paz Santana y la alumna Claudia Martín en el plató de la Universidad Loyola. Foto: Sonsoles Gaviño.  

Esta periodista de carácter vivaz, alegre, trabajadora y con talento es pura energía en el cuerpo a cuerpo. Paz García Santana, presentadora del programa de Andalucía Directo y del Concurso de Agrupaciones del Carnaval de Cádiz, nos cuenta cómo terminó en el mundo de la televisión y la radio, y la evolución del rol de la mujer en estos medios.


Desde el principio la relación de Paz Santana con el periodismo ha sido algo pasional, algo vocacional. “Desde pequeña me decían que ya prometía” nos cuenta entre risas. Le gustaba leer en público, siempre presentaba los actos del colegio, y leía los titulares de los periódicos con su tía. “Es algo que me gustó desde que era una cría”. Era una niña curiosa, adicta a conocer el porqué de las cosas. Ella misma se define como una persona muy viva y alegre, con inquietudes que le llevaban a cuestionarlo todo, preguntar y querer saber más. Declara que nunca se ha inspirado en nadie en concreto, aunque nos cuenta que le gustaba escuchar con su padre la radio en el coche o cuando estaban en casa. “Me gustaba la radio que se hacía del carnaval entonces en Cádiz, por la mañana era la primera que encendía la radio en casa para escuchar las noticias, era algo que siempre me motivó y que me gustó desde un primer momento”.  Por todas estas cosas llegó a pensar un día: “yo quiero contar historias, quiero hacer que los demás se sientan bien con mis historias y quiero implicarme en el mundo del Periodismo”.

Y así fue. Alrededor de 1996 o 1997 Paz estaba haciendo cuarto de periodismo y entró en Canal Sur como estudiante en prácticas. “Fue mi primera vez en televisión, no tenía ni idea, allí es donde aprendí muchísimo, los profesionales de allí me enseñaron y hacía reportajes y noticias en la calle y es lo que me dio soltura”. Una vez terminó sus estudios de periodismo en la facultad pública de Sevilla, se fue a Madrid a estudiar un máster de radio en la cadena COPE. Afirma haber trabajado mucho durante los veranos para hacer prácticas en lo que más le gusta, “iba buscándome mi huequito, me hartaba de trabajar en verano sin cobrar nada como buena becaria”. Tras su periodo de prácticas empezaron a llamarla de Canal Sur cada cierto tiempo, para sustituir a diferentes personas. Así siguió hasta 1999 para quedarse: “20 años que hace que estoy en la radio y televisión pública de Andalucía”.

En Canal Sur comenzó trabajando en la radio, haciendo los boletines informativos de la mañana, hasta que un día se le presentó la oportunidad de  hacer un casting para televisión y cubrir sus primeras elecciones. “Hice el casting, parece que gusté y empecé a seguir todas las intervenciones de Teófila Martínez, entonces candidata por el Partido Popular al ayuntamiento de Cádiz, seguía su campaña, sus mítines, su pegada de carteles, todo lo que son actos electorales previos a las elecciones”. Más tarde, presentó los informativos provinciales de Canal Sur en Cádiz, de Canal Sur televisión, y luego dio el salto a Andalucía Directo en el año 2010, primero como editora hasta que le ofrecieron también la oportunidad de presentar el programa. “Ahora mismo es donde me encuentro” pero nos confiesa que a pesar de sentirse cómoda con ello sin duda su medio preferido sigue siendo la radio. Revela con cierta melancolía que “si mi empresa me lo permite alguna vez, no me pensaría dos veces volver a hacer radio, es un medio mágico, es un medio que te permite contar una noticia en el mismo momento en el que se está produciendo, que te permite mucha libertad, capacidad de improvisar, ganar en naturalidad, en frescura y siempre me ha parecido un medio maravilloso”.

Cree firmemente que la función del periodismo de informar, de contar historias y de asumir compromisos sociales “nunca se va a perder, eso siempre está ahí y lo más importante, el periodismo siempre será hecho por personas, eso no va a cambiar nunca”. Lo que sí considera que va a sufrir alguna transformación, es el medio. “Las nuevas tecnologías están permitiendo que tengamos que cambiar la forma de hacer periodismo, de estar sometidos a mayores presiones, sobre todo en cuanto a la inmediatez de las noticias que es lo que nos está permitiendo las redes sociales, que cada vez nos informamos y queremos informarnos de forma más rápida”. Concluye con que “lo básico siempre va a estar ahí, y que hay que tener especial cuidado con las fake news que tienen el peligro de que se difunden rápidamente”. Y afirma  que el periodista tiene que estar alerta para no caer en esas noticias falsas, ya que es lo que está cambiando de manera vertiginosa el periodismo. “Hay que adaptarse a los nuevos tiempos”.

En cuanto a la televisión pública también asegura que se tendrá que adaptar a las nuevas tecnologías. “A nosotros nos está pasando en Canal Sur como televisión pública que sigue teniendo la función social importante de servir a la opinión pública, nos estamos quedando atrás y es necesario dotarse de medios, de renovarse porque si no es así estamos condenados a morir”.

Al preguntar si cree que están bien planteados los contenidos de Canal Sur, Paz responde que “en cuanto a contenidos puede gustar más o menos, es una televisión que permite vertebrar Andalucía que une provincias tan lejanas como Almería o Cádiz a través de la información y de sus programas”.  Entiende que a lo mejor no guste tanto  porque está muy enfocado o centralizado en las personas mayores, que son las que más consumen televisión hoy en día.  Hablando de su programa, afirma que tiene una audiencia de un 14 o 15% de media. Un programa diario que lleva en antena desde hace 21 años y que tiene unos contenidos muy variados, desde gastronomía hasta turismo, emprendedores, noticias y sucesos puros y duros, hay de todo. Los jóvenes tienen poca presencia en Canal Sur televisión pero considera que algunos programas sí se ven mayoritariamente por jóvenes. Es el caso por ejemplo de Andalucía Directo o el Carnaval de Cádiz ambos presentados por ella. Aun así confiesa que es cierto que hay que renovarse y hacer contenidos nuevos. Aunque  resalta que es una televisión con muy poco presupuesto, “un programa de antena 3 es el presupuesto mensual de Canal Sur, es muy difícil competir y hacer contenidos con pocos medios”.

Paz cuenta cómo la televisión es el reflejo de lo que ocurre en los medios de comunicación en general. Asegura que es verdad que a la mujer siempre se le ha exigido la imagen, la presencia. En lo que respecta a su experiencia personal, cuenta que no ha sufrido nunca un episodio desagradable en cuanto a desigualdad, pero no descarta la presencia de una discriminación indirecta. Por ejemplo, recuerda ir a castings en los que había unos clichés muy determinados: “tenías que ser delgada, guapa, saber manejarte con tacones, eso yo creo que está cambiando, eso era antes”. ¿Crees que está evolucionando el rol de la mujer? Tras unos segundos de silencio, reflexiona: “algo hemos evolucionado en este campo, en la presencia de las mujeres en los medios de comunicación, pero todavía nos queda mucho por delante”.  

Recientemente se ha incorporado a la Universidad Loyola de Sevilla como profesora de periodismo televisual y cree que es un buen ejemplo como se puede ver en nuestra clase, que hay más mujeres que hombres en las aulas, sin embargo, a la hora de trabajar no siempre llegan mujeres a las empresas y menos, a cargos directivos. “Estamos hablando de que se quedan muchas en el camino, de las que pierden el empleo, de las que a lo mejor no pueden desarrollar su carrera porque al tener hijos les es difícil conciliar la vida familiar con la vida laboral”. Paz confiesa que a esta profesión “hay que dedicarle muchísimo tiempo, muchísimas horas, hay que estar mucho tiempo en la calle y el hecho de ser madre y ser periodista todavía es una dificultad para muchos empresarios. Así que tenemos que seguir luchando para que la mujer esté cada vez más presente en las redacciones y lo más importante, en los puestos directivos que todavía siguen ocupados por hombres”.

Reconoce que no es la primera mujer en cubrir el carnaval, “antes que yo había otras compañeras, aunque poquitas y después que yo, pues imagínate, se ha abierto camino a otras mujeres jóvenes que ahora mismo están cubriendo el Carnaval de Cádiz”, dice con orgullo. Recalca que fue de las pioneras en televisión con algunas compañeras como Emma Camarero o Alicia Martínez Senovilla. Empezó en la radio, en carnavales: “haciendo el inalámbrico, buscando entrevistas en camerino, en distintos rincones del Teatro hasta que luego di el salto a la televisión y en el Palco con el resto de compañeros”. Sonríe y cuenta divertida: “Para mí es un honor, imagínate, en ese mundo de hombres”.

El carnaval según Paz es una forma de cantar la actualidad y de conocer la historia de Cádiz más actual a través de distintas coplas. Es un periodismo cantado y ella está encantada de contarlo cada año. “Es cierto, que para hablar de carnaval tienes que conocer bien el lenguaje y saber distinguir lo que es una chirigota, de un cuarteto, de una comparsa, de un coro, tiene su nomenclatura propia y eso lo vas adquiriendo a lo largo de los años, de la experiencia” dice con entusiasmo. Nos cuenta cómo se graba totalmente en directo desde que empiezan los cuartos hasta que termina la gran final, “se necesita estar muy muy seguro de lo que vas a contar y decir”. Varios días antes Paz se estudia cada una de las agrupaciones, los integrantes, las coplas que han cantado este año, las de años anteriores… Insiste en que “hay que estar muy seguro de lo que se dice”, porque puedes meter la pata y hay que estar muy preparado.

Terminamos la entrevista con humor, le pedimos alguna anécdota. Aguantándose la risa, dice que anécdotas le sobran… “desde haber sido manteada en el camerino del Falla por un montón de coristas y saltar por los aires, hasta ser perseguida por la policía como si fuera una delincuente”. Son muchísimas las vivencias en esta profesión, casi a diario, afirma Paz “y lo más importante es que se aprende de ellas, una vez que te pasan, ya no te vuelven a pasar nunca”.