miércoles 20.11.2019
Entronización de Naruhito

Japón, la monarquía más longeva del planeta: el inicio de la Era Reiwa de Naruito

El pasado martes 22 de octubre, Naruhito fue entronizado oficialmente ante el mundo como emperador de Japón. Las celebraciones, además de festejar la llegada de la Era Reiwa, confirman la importancia de la Casa Imperial –cuyos orígenes datan del siglo V antes de Cristo – en la sociedad nipona actual. Como resultado de las particularidades de la política asiática, la tradicional figura del emperador es capaz de sobrevivir a la llegada del sistema democrático. 
Naruhito, durante el Sokurei Seigen No Gi o tercer rito de entronización, toma posesión del Trono de Crisantemo (Fuente: El País).
Naruhito, durante el Sokurei Seigen No Gi o tercer rito de entronización, toma posesión del Trono de Crisantemo (Fuente: El País).

Seis meses después de haber recibido los Tesoros Imperiales y los Sellos del Estado de Japón,  el pasado martes 22 de octubre Naruhito se proclamó oficialmente ante el mundo como nuevo emperador del pueblo nipón. El  tercer rito de entronización, Sokurei Seigen No Gi, en el que el nuevo emperador toma posesión del Tamikura trono Imperial del Japón –  tuvo lugar en el idílico Palacio Imperial de Tokio. La ceremonia, cuyos gastos ascienden a más de 16.000 millones de euros, acogió a unos 2.000 mil invitados, entre los que se encontraron los Reyes de España. 

Tras el emotivo discurso del nuevo emperador, en el que juró ‘'actuar de acuerdo a la Constitución’ y ‘tener siempre presente al pueblo en sus pensamientos y respaldado’', la silenciosa ceremonia finalizó con el grito ‘'Tennö Heika Banzai’' – ¡Larga Vida a su Majestad Imperial! 

 

La dinastía Yamato: una familia real con más de ocho siglos

La ascensión del nieto de Hiroito al trono de Crisantemo tiene un gran carácter simbólico: la perduración del linaje imperial nipón en el siglo XXI. Naruhito desciende de la dinastía Yamato, que ha estado encargada de la Casa Imperial de Japón desde sus orígenes, que datan del siglo V antes de Cristo. Desde el entonces emperador Jimmu, la sucesión del trono se ha producido siguiendo la línea sucesoria de varones de la Familia Imperial; no obstante, en algunos periodos se han dado mandatos de emperatrices. 

El imperio japonés, ¿ en democracia? 

Japón se constituye políticamente desde 1947 en forma de una democracia parlamentaria, en la que rige la declaración de derechos más avanzada de toda la región. No obstante, aunque pudiera parecer lo contrario, la Casa Imperial Nipona es compatible con este sistema. Como bien explica Goldman, un editor especializado en asuntos asiáticos del New York Times, el término emperador en el marco japonés se utiliza como sinónimo de monarca. En sus propias palabras: '‘Japón es la única nación moderna que aún se refiere al jefe de su familia real como emperador. En japonés, el emperador se llama ‘’tenno’’ o “soberano del cielo”, algo que remite a la idea de que la familia imperial desciende de los dioses’'. 

La figura del emperador tiene en la actualidad una función más bien representativa, que reniega lo político. Sin embargo, la figura del emperador una gran relevancia social, siendo la institución más venerada del país. ‘'Es el símbolo del Estado y de la unidad del pueblo’', declara Goldman.

En definitiva, el Imperio Japonés refleja la complejidad y la particularidad características de las sociedades asiáticas, en la que la tradición es capaz de sobrevivir y adaptarse a los tiempos modernos. 

La Era Reiwa 

Tras la abdicación de Akihito y la toma de los Tesoros Imperiales por parte de Naruhito, se dio comienzo a una nueva era en el calendario japonés, cuyo nombre es Reiwa – ‘hermosa armonía’.  La elección de este nombre, a pesar de la polémica que desató en su momento, es bastante acertada: ‘'Al igual que las flores del ciruelo que florecen orgullosas al llegar la primavera después del frío invierno, deseamos que los japoneses florezcan como flores individuales con la promesa del futuro. Con tal deseo para Japón, decidimos "Reiwa"’'',  aclaró el primer ministro Shinzo Abe en una rueda de prensa en mayo de este año.

El objetivo principal de la nueva era es promover el pleno desarrollo de todos los japoneses en el nuevo contexto del siglo XXI, sin dejar de lado la riqueza de la milenaria cultura nipona. El gobierno japonés ha recibido el proyecto con los brazos abiertos  y ha comenzado a trabajar en él a través de la puesta en marcha de nuevas iniciativas, como la reforma del sistema educativo hacia la Future Classroom – la clase del futuro. 

 

Por su parte, la sociedad japonesa también ha acogido calurosamente la entrada de la nueva era. Nuevos tiempos prósperos se avecinan en Japón. 

Comentarios