miércoles 20.11.2019
Aniversario 11S

La cara humana del 11S: Solidaridad y unión en honor a las víctimas de los atentados

Millones de actos benéficos fueron registrados en los Estados Unidos el pasado miércoles 11 de septiembre. Más allá de las tradicionales ceremonias conmemorativas de los atentados de 2001, la sociedad estadounidense rinde un homenaje alternativo las víctimas a través de la  la puesta en marcha de iniciativas sociales, desvelando cómo una gran tragedia es capaz de sacar el lado más humanitario de una nación. 

Piscina sur del National September 11 Memorial. Fuente: Gracia Sumariva Reyes
Piscina sur del National September 11 Memorial. Fuente: Gracia Sumariva Reyes

Hasta seis veces paró el pasado miércoles 11 de septiembre la ciudad de Nueva York en recuerdo a las víctimas de los atentados terroristas de 2001.  En la capital – Washington DC –, una ceremonia íntima en honor a los fallecidos en el ataque aéreo contra El Pentágono presenciada por el Presidente Donald Trump se ejecutó a  primera hora de la mañana  frente al Pentagon Memorial. A la vez, en Shanksville (Pensilvania), un acto de corte parecido, presidido por el Vicepresidente Mike Spencer, se llevó a cabo a escasos metros de donde se estrelló el último de los aviones secuestrados por Al Qaeda – el Flight 93. Un año más, los cuatro atentados del 11S fueron rememorados con gran conmoción en todo el país en su dieciocho aniversario. No obstante, al margen de los tradicionales eventos oficiales del Patriot Day, la sociedad estadounidense rinde tributo a las víctimas de los ataques con otras iniciativas que, si bien han pasado inadvertidas durante mucho tiempo, permiten ver la cara más humana del 11S. 

 

The National Day of Service and Remembrance 

Desde el año 2009, el 11 de  septiembre  se celebra el Día Nacional del Servicio y el RecuerdoNational Day of Service and Remembrance –  en el que los ciudadanos participan en voluntariados locales en honor no solo de las víctimas y heridos de los atentados, sino también de aquellas personas involucradas en los servicios de emergencia, como bien explica la Agencia Estatal del Servicio Nacional. Miles de recogidas de alimentos, limpiezas de calles y campañas de donaciones económicas, entre otras actividades benéficas, son organizadas durante este día tanto en los grandes focos urbanos como en la periferia del país. 

Conocido popularmente como el 911Day, el proyecto vino de la mano de David Payne y Jay Winuk quienes inspirados por el espíritu de servicio y unidad nacido justo después de los atentados, fundaron la organización sin ánimo de lucho MyGoodDeed – ‘’Mi buen acto’’ – con el objetivo de respaldar el proyecto de ley federal en 2002. En palabras de Payne:  ‘’Queríamos extraer algo positivo de la pérdida de tantas personas de una manera tan horrorosa’’.

El éxito de la iniciativa es indudable pues en la actualidad,  el 11 de septiembre se ha convertido en el día anual en el que más ciudadanos estadounidenses se involucran en actividades benéficas– alcanzando cifras de hasta 15 millones de voluntarios. Orgulloso de esto, Winuk declara que  ‘’es extraordinario ver cómo el 9/11Day ha ido creciendo a lo largo de los años y cómo continua haciendo que las personas saquen los mejor de sí mismas en los aniversarios del 11 de septiembre’’.

 

 

Al respecto, las redes sociales dan testimonio de los altos grados de compromiso y unión del 911Day cada año. A través de Twitter podemos ver cómo no solo la sociedad civil se involucra en dichas actividades benéficas, sino que  tanto celebrities como políticos de todas las vertientes del polarizado espectro americano se unen a la iniciativa. Miles de  acciones sociales fueron compartidas a través de las redes bajo el hashtag #911Day o en referencia al  9/11 Good Deed Challenge. 

Desde 2016, MyGoodDeed está trabajando en la iniciativa Tomorrow Together que busca que los valores de paz, unión y empatía que se celebran durante esta fecha pasen a ser parte del día a día de los americanos, pasándose a rendir un tributo diario a las víctimas del atentado. A su vez, promueve una nueva concepción del 11 de septiembre para las nuevas generaciones que no vivieron los ataques de manera directa, de forma que la fecha sea recordada como un día de unión y fuerza, más que de tragedia. En palabras de Payne: ‘’Aquí en Estados Unidos no queremos que los terroristas definan como se recuerde el 11S por las próximas generaciones. En su lugar, queremos que los niños aprendan como la nación respondió de forma inmediata justo después de los atentados;  que conozcan el destacable espíritu de unidad y compasión que surgió en tantas personas’’. 

 

Voices of September 11 

Muy en relación con la idea de recordar a las víctimas cada día nació la organización sin ánimo de lucro Voices of September 11.  Fundada por Mary Fetchet y Beverly Eckert poco después de los atentados, se encargó en un primer momento de ofrecer asistencia financiera y recursos a las familias más afectadas por los ataques. Este cuidado de las víctimas se ha mantenido a lo largo tiempo, adquiriendo un carácter mucho más multidimensional en los últimos años. Así pues, hoy en día ofrece múltiples programas, no solo económicos, que buscan garantizar el bienestar de las mismas.  Además, la evolución positiva de la organización ha permitido que se cree un centro de investigación y de formación para el socorro de víctimas  a corto y largo plazo – VOICES Centre of Excellence of Community Resilence – que, además de garantizar el éxito de la asistencia ofrecida a las familias, ha tomado su experiencia para extender su radio de ayuda a los afectados por otro tipo de catástrofes naturales o humanas. 

 

‘’Aquí en Estados Unidos no queremos que los terroristas definan como se recuerde el 11S por las próximas generaciones. En su lugar, queremos que los niños aprendan como la nación respondió de forma inmediata justo después de los atentados;  que conozcan el destacable espíritu de unidad y compasión que surgió en tantas personas’’. 

Si bien el 11S se recuerda como un día fatídico, de muerte e ira, esto podría estar a punto de cambiar.  El nacimiento de un discurso alternativo que busca mirar la gran tragedia de 2001 como un motor de acción y unión social parece estar ganando espacio en el imaginario estadounidense, sobre todo en las nuevas generaciones. Dieciocho años después de los ataques terroristas, las víctimas siguen estando muy presentes en los corazones de todos los americanos. En su memoria, se realizan millones de actos, que van más allá de los oficiales, pero que brillan mucho más que el colosal Tribute in Light .

La cara humana del 11S: Solidaridad y unión en honor a las víctimas de los atentados
Comentarios