martes 20/4/21

7 ideas personalizables que te salvarán el regalo de amigo invisible estas Navidades

Amigo, siento decirte que en este juego el único que debería ser invisible eres tú, que regalas. Concédele todo el protagonismo al afortunado cuyo nombre encabeza tu papelito.

Las grandes industrias de la moda propagan tal cantidad de productos que es común el desfile callejero de copias interminables, solamente distinguibles por la melena -o la falta de esta- que enmarca unas facciones ahora cubiertas por la mascarilla. Revelador.  

Bien, pues hemos seleccionado una serie de productos que romperán con esta reproducción en masa porque serán tuyos y de nadie más.  

1. Fundas de móvil (o de airpods). Te toque quien te toque, dudamos mucho de que no tenga un móvil que proteger de caídas y arañazos desafortunados.  ¿Qué te parece una carcasa personalizable que demuestre que te sabes su canción favorita? Y si no te la sabes, no pasa nada, también puedes personificarla con vuestra foto o sus iniciales (esperemos que con estas no tengas dudas). 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de BELFRY (@belfry

 

 

2. Calcetines con iniciales. - ¡Eh, esos calcetines son míos! +Ah, ¿sí? ¿Dónde lo pone? -Aquí. Doble presente: calcetines y paz en la familia. Olvídate de los prejuicios y repite conmigo: regalar calcetines no es cutre. Todo depende de cuáles y los de Fourcottons son ideales para esta ocasión. Buenos, bonitos y únicos.

 

3. Bolsos. Si hay algo práctico y personal en la moda, sin duda alguna, son los bolsos. Ni tú misma sabes muy bien qué te puedes encontrar dentro, por lo que no te gusta que nadie más meta la mano en lo que es tuyo. Ahora sí, puedes hacerlo 100% propio grabando el nombre, las iniciales o lo que tu imaginación sugiera.

 

4. Chaquetas vaqueras. Añádele ese toque de personalidad a una de las piezas más atemporales y legendarias de la historia de la moda. Si no tiene ninguna, necesita que se la regales; si ya tiene, hazla tan única que sea imposible encontrar una igual.  

 

5. Converse. Como ocurre en el caso anterior, no hay forma de fallar con este clásico. Si además incorporas esa pizca de exclusividad, no quepa duda de que será un regalo que guardará para los restos.

 

6. Tazas. Sí, tazas. Quizás no podéis desayunar juntos todos los días, pero, si cada vez que se levante con ganas de un buen tazón de cereales se acuerda de ti, habrá valido la pena. Alégrale las mañanas con esta propuesta.  

 

7. Joyería. Puede sonar como la opción más típica pero no por ello es la menos especial. Siempre es bonito que lleven una parte de ti colgada al cuello o a la muñeca, aunque solo sea la primera letra de tu nombre. Convierte el souvenir más tradicional en un recuerdo para toda la vida. 

 

 

 

 

Comentarios