jueves 24.10.2019
Alimentación deportiva

Nuestra dieta no debería distar demasiado de la de un futbolista

No cabe duda de que en España el fútbol es el deporte estrella. No solo porque mueve a un país a vivir esperando un clásico, a paralizar avenidas enteras por una celebración, a ilusionar a millones de personas durante los 90 minutos de cada partido, porque va mucho más allá. Conocemos a los jugadores, sus parejas, sus coches, sus salidas y entradas y muchos los toman como referentes. La pregunta que nos planteamos es por qué no reparamos en algo que hacen realmente bien: la alimentación.  

Deberíamos comer como los futbolistas

 

Al contrario de lo que se pueda pensar a simple vista, la dieta de los futbolistas en tan sana como la de una persona empeñada en cuidar al máximo su nutrición; La diferencia fundamental es que los deportistas, debido a los grandes esfuerzos físicos que hacen, deben consumir una mayor cantidad de carbohidratos, líquidos y proteínas. Por todo lo demás, lo estaríamos haciendo bien si comiéramos lo mismo que Cristiano Ronaldo. 

Para cualquier futbolista la dieta es un pilar básico de su trabajo. Será lo que propiciará su rendimiento tanto físico como mental, especialmente a la vista de un partido. Por ello, los futbolistas deben planificar bien sus comidas. Por un lado, es recomendable dejar de 3 a 4 horas desde la comida principal del día hasta el inicio de un partido. Si el partido fuera por la mañana, los jugadores deben asegurarse de haber llenado anteriormente los depósitos de glucógeno, una sustancia que se degrada en glucosa quedando disponible para el metabolismo energético cuando el organismo requiere un aporte de energía. De lo contrario, si el cuerpo se quedara sin ella, la energía la proporcionará la grasa corporal, lo cual impediría realizar ejercicios de alta intensidad. 

Llegados a este punto conviene saber de dónde vienen el glucógeno. La respuesta: hidratos de carbono, contenidos en alimentos como los cereales, la pasta, el pan, el azúcar, las legumbres, los tubérculos y raíces entre otros. Como dice la guía de nutrición de F-Marc (Centro de Investigación y Evaluación Médica de la FIFA), Nutrición para el fútbol: "Los carbohidratos proveen a los músculos y el cerebro con el combustible que necesitan para enfrentarse con el estrés del entrenamiento y las competiciones" 

De esta manera, se podría decir que la mejor dieta sería aquella en la cual los alimentos estén divididos por grupos, pero a la vez no se prescinda de ninguno. Nada está prohibido, pero tanto los futbolistas -como todos-  deben prescindir lo máximo posible de la bollería industrial, las bebidas carbonadas o alcohólicas, las grasas saturadas y demás alimentos poco saludables.   

Deben tener en cuenta, además, factores como el peso, la altura o el nivel de ejercicio que se va a realizar para saber la cantidad de hidratos que se deben consumir, calculando que un futbolista que va a saltar al terreno de juego debe tomar, dejando el tiempo adecuado entre la ingesta y el ejercicio, 2,5 gramos por cada kilo de masa corporal y procurar hacerlo de forma repartida en 5 o 6 comidas al día.  

Comentarios