lunes 29/11/21
Carlos Parra, rapero

Kroster, el niño perdido del verso

El nuevo ídolo del rap cordobés lucha por hacerse un hueco en el panorama musical a nivel nacional. Sus letras ocupan temas peliagudos como el sexo o las vivencias en la calle. A sus 18 años, Kroster habla de la música desde la inocente mirada de un niño que usa su imaginación para crear y disfrutar del arte

Kroster Llegué al espacio
Kroster en una imagen de su tema: Llegué al espacio

Escuchar a Kroster hablar sobre música es una exhibición de creatividad y ambición, un coctel perfecto entre las nuevas tendencias musicales como el rap, el trap o el reguetón, y el folclore, la música tradicional como el jazz, el R&B, el flamenco o la música de los carnavales. “Quiero algo más niño, no tan enrevesado y abstracto”, afirma el cantante cuando pretende hacer de su letra algo más atractivo para el oyente. “Mete cortes más agresivos y baja el tempo en el estribillo que no me da”, dice a su productor para que realice unos arreglos en la melodía. “Una locura”, porque le gustó el cambio. “Vale vamos a hacer un descansito y ahora me sale”, indica con una sonrisa tras haber cometido un pequeño fallo.

El estudio donde Kroster dio a conocer su música es popular en Córdoba, su nombre es JMC studios. “Es el primer productor que me apoyó en mis inicios y sigo viniendo aquí a grabar de vez en cuando pese a que no sea lo habitual, me crea muchos recuerdos y eso es bueno para componer, ¿me entiendes?”, nos cuenta el joven artista. El estudio es un amplio cuadrado repleto de paneles acústicos y luces LED que le dan un estilo futurista y crean un ambiente relajado. El suelo de mármol, impecable, genera un aura de finura en la sala.

Carlos Parra Cecilia (Córdoba, 2002) viste una camiseta blanca, un pantalón vaquero azul y unas zapatillas Jordan blancas en las que resalta en su lengüeta el número del mítico jugador de los Chicago Bulls. Mientras se acerca, como si de un niño se tratara, comienza a jugar con los anillos de sus dedos, haciéndolos girar mientras trata de ocultar cierto nerviosismo.

- ¿Qué pasa?, ¿cómo estamos? - saluda.

El rapero Kroster

El rapero Kroster en su estudio. J.F.Fraile

Pelo corto, con un voluminoso flequillo que cubre su ojo derecho, delgado, con rasgos faciales marcados y una expresión que denota picardía e inteligencia, sus facciones le otorgan el carisma natural que posee. Kroster, la nueva promesa del rap cordobés que arrasa con temas como Dime o Querer quererte, vuelve con un nuevo sencillo, Llegué al espacio, que suena a pasión, amor y, cómo no, a urbano.

Recuerdo pasar las tardes memorizando la letra de numerosas batallas de rap para después recrearlas en el patio del instituto con mis amigos

Se sienta y comienza a hablar de sus influencias de niño, como las chirigotas y las comparsas, la gran obsesión de su familia. Esa era la banda sonora de su casa. “Siempre he sido muy fan de Cádiz y de sus carnavales, el escuchar tanta música me llevó a empezar a escribir, ya desde muy pequeño, cartas de amor y poemas que me ayudaron en más de una ocasión" afirma el rapero con una sonrisa de oreja a oreja. Kroster narra que el híbrido entre los carnavales y el rap se formó en su adolescencia, más concretamente al llegar al instituto. "Recuerdo pasar las tardes memorizando la letra de numerosas batallas de rap para después recrearlas en el patio del instituto con mis amigos, siempre me gustaba hacer el papel del que ganaba”. Como todo adolescente comenzó a salir, llevando aquellas batallas estudiadas del recreo a los parques de Córdoba donde se reunía con sus amigos. “Desde ese momento comenzamos todos a escribir algunas cosas e incluso intentamos improvisar por nosotros mismos”, relata mientras le brillan los ojos. Confiesa que la música que hace es solo la mezcla de todas las cosas que le han llevado hasta donde está, "con un pequeño toque de la casa".

Para mí, la música que hago es solo la mezcla de todas las cosas que me han llevado hasta donde estoy con un pequeño toque de la casa

Unas semanas más tarde de que empezara a realizar estas reuniones con sus amigos, sonó el teléfono de su casa, era su profesora reclamando a su madre que acudiera enseguida al instituto. Allí, aquella profesora le mostró las primeras canciones que, el por aquel entonces Carlos, había escrito, provocando la sorpresa de su madre. “En ese momento fue cuando le dije que quería dedicarme a la música y sorprendentemente me dio todo su apoyo” comenta orgulloso.

- ¿Cómo influyó en tu música el hecho de empezar tan joven?

Realmente pienso que hay gente con treinta años y una madurez increíble que no te sabe decir lo mismo que un niño que quiere expresarle al mundo lo que lleva dentro. Hay veces que los niños, por pequeños que sean, tienen un mensaje mucho más completo y más interesante que decir. Por eso siempre me gusta apoyar a los nuevos artistas y, en especial, a los más jóvenes.

Hay veces que los niños, por pequeños que sean, tienen un mensaje mucho más completo y más interesante que decir

-Hablando del mensaje. Además de tus temas de rap, tienes un tema de reguetón que contrasta mucho con tu estilo. ¿Cómo surge esta dualidad?

Siempre me ha gustado innovar, un día decidí improvisar sobre reguetón con unos amigos. Ellos fueron los que me impulsaron a grabar un tema de este estilo. Sin embargo, cuando salió el videoclip caí en la cuenta de que no me llenaba. Ese no es el mensaje que deseo dar.

-¿Crees que las críticas hacia tu reguetón las ocasiona el videoclip de la canción?

Trajo consigo muchas críticas hacia mi persona que no se respaldan con la realidad (afirma tras un largo suspiro). El videoclip muestra cosas que realmente no soy. Sin embargo, también pienso que la letra es la letra y, si en boca de otras personas no sonaría tan raro, será que no está tan mal como algunos han llegado a decirme.

El rapero Kroster grabando en Evilsound

Kroster grabando en Evilsound/ Evilsound

-¿Cómo te afectan las críticas?

Mucha gente critica antes de escuchar, a mí me han insultado mucho y me han tomado a broma. Sin embargo, un día me subieron al escenario de mi instituto a que cantara, me di cuenta de que hasta los capullos que se habían dedicado a insultarme en algún momento cantaban conmigo. Ahí es donde me di cuenta de que venirme abajo por las críticas no merecía la pena.

-Hace poco entraste en una discográfica, ¿Cómo crees que ha evolucionado tu música gracias a esto?

Cuando me fichó la disquera me di cuenta de lo que es el trabajo profesional. Toda la semana ensayando, dos horas de grabación, seis horas de videoclip... es un cambio gordo (contesta afirmando con la cabeza). Por otro lado, poder grabar en estudios como el de Evilsound también es brutal, es la mejor calidad de sonido que he encontrado hasta ahora. Además, ha supuesto un gran cambio en el número de visitas. Ahora es cuando puedo hacer de mi vida algo grande, quiero dejar de ser alguien más, quiero ser yo; es mi oportunidad de hacerme grande y triunfar en el mundo del modo en el que siempre he soñado, quiero hacer de la música mi vida.

Es mi oportunidad de hacerme grande y triunfar en el mundo del modo en el que siempre he soñado, quiero hacer de la música mi vida

-Tu última canción, Llegué al espacio lleva ya más de 15000 reproducciones en menos de dos semanas. ¿Cómo surgió este tema?

Después de hacer la canción de reguetón, la gente me dijo que yo podía hacer una canción hablando del mismo tema, el sexo, de una manera mucho más bonita. Entonces dije: venga, vamos a hacerlo. Decidí hablar del sexo, pero de una forma mucho más pasional, más bonita por así decirlo. Es una canción sobre el "te quiero” y sobre el “quiero estar contigo” (se toma un momento para respirar). Por eso solo así puedo llegar al espacio (narra con una tímida sonrisa).

-¿Qué te inspira a escribir?

Soy una persona que para escribir necesita cosas reales, sentimientos reales. Puede ser una tarde con amigos, un abrazo de mi madre o una palabra bonita de alguien al que aprecio. Esos segundos que te llenan y te hacen sentir pleno son los que te hacen agarrar el boli al llegar a casa mientras piensas lo bien que has estado. Es como un trampolín. Además, pienso que en la música no es solo tener talento sino tener una historia que contar y saber cómo contarla. Mi objetivo es ser ese director de cine que triunfa con una historia de barrio y acaba llevándose el Oscar.

Una tarde con amigos, un abrazo de mi madre o una palabra bonita de alguien al que aprecioEsos segundos que te llenan y te hacen sentir pleno son los que te hacen agarrar el boli al llegar a casa

Escena videoclip Llegué al espacio de Kroster

Escena del videoclip de “Llegué al espacio"/ MagnodreamMusic

En julio se celebrará la XIII edición de los premios MIN (premios a la música independiente) donde Kroster está nominado a los premios por mejor canción y a mejor videoclip. El joven nos cuenta cómo quedó impactado tras recibir la noticia de su nominación de manos de sus representantes, Camacho y Sandra. “Fue totalmente surrealista, imagínate, de estar grabando con mis colegas, empiezo a meter la cabecita en el mundo de la música y, de repente, paso a estar nominado en unos premios nacionales con gente tocha”, contaba emocionado el rapero. En anteriores ediciones, el premio MIN ha servido para dar a conocer a grandes artistas, el ejemplo más claro es uno de los ganadores de la XII edición, Kiko Veneno, al cual hemos podido escuchar junto a C. Tangana en el último disco de la estrella madrileña. “Están valorando algo que, hasta ahora, consideraba inexistente y que puede dejar de serlo”, afirma Kroster con brillo en los ojos.

de estar grabando con mis colegas, empiezo a meter la cabecita en el mundo de la música y, de repente, paso a estar nominado en unos premios nacionales con gente tocha

Pese a sus nominaciones, el artista no ha despegado los pies del suelo, sigue centrado en crear nueva música y no piensa detenerse. “Creo que estar nominado ya es algo grande, pero, sin haber ganado nada aún, no merece la pena roncar de esto, prefiero seguir siendo como soy, un trabajador nato y, cuando toque reírse, estate seguro de que lo haré". Kroster tiene en mente muchos planes de futuro “no sé si será un EP o un disco, pero lo que sí te puedo decir es que lo que salga va a romperla”, afirma el músico. Lo único que podemos asegurar es que a Kroster aún le queda un largo camino por recorrer y está convencido de que alcanzará la meta que él mismo se ha propuesto. Todo esto, manteniendo esa mentalidad de niño eterno que le caracteriza, como si de uno de los personajes del cuento de James M. Barrie se tratara, todo un niño perdido del verso.

Estar nominado ya es algo grande, pero, sin haber ganado nada aún, no merece la pena roncar de esto, prefiero seguir siendo como soy, un trabajador nato

- ¿Todo bien?

-Perfe, bro – contesta riendo el niño perdido del rap cordobés - No ha estado mal.

 

 

 

Comentarios