martes. 25.06.2024

El número de personas conversas al islam aumentan cada año en España y en todo el mundo. Desde Milla Cero, hemos querido ahondar en este asunto e intentar contestar a esta incógnita: ¿por qué sigue aumentando la cifra de conversos años tras año? Para responder a esta pregunta hemos entrevistado a varios sevillanos conversos para conocer su historia y sus motivos de conversión.

Natalia Morente nació en Sevilla en el año 1994. Es madre divorciada de dos hijos (seis y nueve años) y los educa en la fe islámica. Conoció el islam con solo dieciséis años. Le llamó la atención el velo que llevan las mujeres musulmanas y se empezó a informar por Internet sobre esta religión. Profundizó con la creencia y al cabo de medio año dio testimonio de fe (recién cumplidos los diecisiete años).

En la actualidad, Natalia vive en Alemania y se hace llamar por el nombre de Leyla; se levanta todos los días a las seis de la mañana para rezar; prepara el desayuno y viste a sus hijos para llevarlos al colegio; después, ella dedica el resto de su mañana a su trabajo de administrativa. Sobre ella recae todo el peso de la casa y la crianza de sus hijos.

Leyla es una más de los muchos españoles que deciden entregarse a Alá y convertirse al islam.  Lo cierto es que el número de conversos aumenta cada año en nuestro país y en todo el mundo.

Según un artículo sobre datos escrito este año por Rosa Fernández, trabajadora de la empresa statista, el cristianismo es la religión con mayor número de creyentes alrededor del mundo, con más de 2.300 millones, pero estas estadísticas señalan también que en los próximos treinta años no será el cristianismo sino el islam la religión que más crezca, con un incremento de más de 8 millones de seguidores. 

En España el porcentaje de creyentes en otras religiones diferentes a la católica se estima en un 2,7 %, situando al islam en torno al 2% de la población española, un total de 996.900 musulmanes según el INE; de los cuales, unos 200.000 serían españoles conversos. Andalucía es la segunda comunidad autónoma (después de Cataluña) con más población musulmana de España, con un total de 386.928 musulmanes distribuidos por las diferentes provincias andaluzas.

image
Porcentaje de musulmanes por comunidad autónoma. Fuente: STATISTA

Afinando un poco más, en la ciudad de Sevilla viven actualmente en torno a 9.000 musulmanes, según un artículo publicado por ABC en el año 2021. Esta cifra ha sido contrastada y reafirmada por Jalid Nieto, sevillano converso y presidente de la comunidad islámica del centro de Sevilla.

Además, el señor Jalid estima que de esos 9.000 musulmanes que habitan en la ciudad, en torno al 7% formarían la población sevillana conversa y sus descendientes (630 sevillanos conversos). Aun así, no hay datos oficiales sobre la población sevillana que se ha convertido al islam. Es difícil de censar, dado que no se hacen encuestas ni preguntas sobre la confesión religiosa de los habitantes.

La realidad es que el islam es la religión que más rápido crece en todo el mundo, pero ¿por qué esta religión atrae cada año a más personas? Para responder a la hipótesis, me he centrado en la población conversa sevillana y a través del género de la entrevista periodística he intentado dar con los motivos por los cuales estas personas han decidido convertirse al islam.

WhatsApp Image 2023-11-15 at 22.07.17
Entrevista a Jalid Nieto en la mezquita de Ponce de León

PATRONES COINCIDENTES:

Conforme he ido conociendo a diferentes conversos de la ciudad, he observado que se dan patrones coincidentes en estas personas: todos son sevillanos, por lo tanto, todos se han criado en el ambiente tradicional cristiano que tanto caracteriza a la ciudad de Sevilla. No en todos los casos analizados existe un entorno familiar cristiano y practicante, pero sí es cierto que en todos los testimonios existe ese interés previo por la espiritualidad, esa búsqueda constante de respuestas.

Los conversos experimentan su primer contacto con el islam mayoritariamente al viajar a municipios o países ligados a esta religión. Todos hablan en primera instancia del adhan, la fórmula que se usa en el islam para convocar a los fieles a la oración obligatoria (salat). Los conversos coinciden también en el aprendizaje autodidacta: son ellos mismos los que se interesan e investigan sobre el islam a través de Internet y, sobre todo, a través de libros relacionados con la religión. Todos los conversos entrevistados aseguran haber leído y estudiado la Biblia en algún momento de sus vidas y, posteriormente, el Corán.

Otro de los patrones que se repiten en los conversos es el Ramadán como primera actividad que ejercen dentro del mundo islámico. Una vez superado el mes de ayuno, es cuando la mayoría de los conversos dan finalmente dan testimonio de fe o el ashajada, que significa aceptar y predicar uno de los pilares fundamentales que todos los musulmanes deben seguir al pie de la letra: “Alá es el único Dios que existe y Mahoma es su profeta”.

CLAVES DE LAS CONVERSIONES

Una vez terminadas las entrevistas, he agrupado los motivos por los cuales los sevillanos se convirtieron al islam para tratar de dar una respuesta al por qué de este fenómeno de crecimiento de la población conversa.

Todos los humanos mantienen la búsqueda inconsciente de la trascendencia. Ante el vacío y la falta de referencias cercanas o significativas, la necesidad espiritual del ser humano emerge en forma de búsqueda. El islam aparece entonces como una referencia clara, directa y relativamente sencilla.

A nivel doctrinal es más básico que la teología trinitaria cristiana; y a nivel práctico cuentan con los cinco pilares fundamentales (oración, limosna, peregrinación a la meca, el ramadán y la profesión de fe) aparentemente fáciles de asimilar, entender y recordar, aunque no tanto de aplicar.

Islam significa “someterse” voluntariamente a Dios. Esta religión consta de una estructura jurídica que marca muy bien las pautas que deben seguir sus fieles. Tiende a presentar una doctrina muy centrada en la moral y en los comportamientos humanos que transmite seguridad y claridad. También logran reforzar más fácil y rápidamente la identidad personal. En cambio, la fe católica implica, sobre todo, libertad, y por tanto exige mucha más responsabilidad y discernimiento a cada individuo, dando lugar a procesos mucho más lentos y difíciles de asimilar.

Además de promover la tolerancia, el islam se define como “la religión para todo el mundo”: cualquiera puede convertirse al islam, sea cual sea su procedencia o el color de su piel. De hecho, sólo el 15% de los musulmanes son de origen árabe.

Alá no os prohíbe que tratéis bien y con justicia a los que no os hayan combatido a causa de vuestra creencia ni os hayan hecho abandonar vuestros hogares. Es cierto que Alá ama a los equitativos. Alá sólo os prohíbe que toméis por amigos aliados a los que os hayan combatido a causa de vuestra creencia, os hayan hecho abandonar vuestros hogares o hayan colaborado en vuestra expulsión. Quien los tome como amigos…Esos son los injustos” (Corán, 60:8-9)