sábado. 22.06.2024
SALUD

Skincare: El gran enemigo de los adolescentes

La creciente exposición a productos de belleza y estética en las redes sociales está generando una obsesión por el cuidado de la piel entre los jóvenes. Algunos de estos productos pueden resultar perjudiciales para su salud y producirles hasta quemaduras de segundo grado

pexels-shiny-diamond-3762890
pexels-shiny-diamond-3762890

Estamos inmersos en una avalancha constante de publicaciones en redes sociales que nos saturan con promociones de productos, recomendaciones y reseñas. Esta práctica se ha vuelto especialmente predominante en el ámbito de la belleza y el cuidado personal. Sin embargo, detrás de este fervor por compartir consejos y experiencias en línea, se esconde una creciente preocupación por parte de dermatólogos y psicólogos. La sobrecarga informativa empieza a afectar a uno de los grupos más vulnerables: los preadolescentes y adolescentes, que lejos de requerir una rutina tan elaborada, comparten en sus perfiles vídeos que detallan rutinas exhaustivas y emplean productos potencialmente dañinos no solo para ellos, sino para todas las edades, como es el caso del retinol.

.El skincare, comprende una variedad de rutinas y productos diseñados para preservar la salud y el aspecto de nuestra piel. Incluye desde la limpieza cotidiana hasta la utilización de diversos productos, con el propósito de mantener nuestra piel en óptimas condiciones, pero no es recomendable para todos los públicos. Su práctica, junto con otras similares, ha dado lugar a un fenómeno designado como «cosmeticorexia», que demuestra esa fijación por los productos de belleza o por el cuidado excesivo de la piel. Los expertos empiezan a alertar de que el uso de productos que no son compatibles entre sí puede provocar irritaciones, sensibilidades e incluso agravar condiciones dermatológicas como el acné.

Efectos de una reacción alérgica a productos para la piel en una niña de 15 años. Imagen_Paula Guitián.
Efectos de una reacción alérgica a productos para la piel en una niña de 15 años. Imagen_Paula Guitián.

La doctora. Rueda explica por qué está sucediendo esto: “Es normal que en estas edades suelan aparecer las primeras señales del acné.  En esta situación siempre se debe acudir a un especialista que, tras analizar el caso, nos dará una serie de recomendaciones y pautas a seguir. Nunca debemos de confiar en los consejos de las personas que aparecen en las redes sociales, no solo porque no son profesionales del campo sino porque es fundamental analizar cada piel. Cada una tiene una necesidad diferente a la otra y no todos los productos nos sientan bien, e incluso la combinación de ellos. No obstante, lo esencial para una piel joven es una buena limpieza, a base de jabón y agua”.

Entre los problemas a los que se pueden llegar a enfrentar los adolescentes la doctora enumera los siguientes:

1. Irritaciones y sensibilidades cutáneas: la piel de los jóvenes, especialmente durante la adolescencia, tiende a ser más sensible y propensa a irritaciones. El uso excesivo o incorrecto de productos de skincare puede causar irritaciones cutáneas, enrojecimiento y sensaciones de ardor.

2. Acné y empeoramiento de condiciones dermatológicas preexistentes: contrariamente a la creencia popular, el uso excesivo de productos de skincare no siempre es beneficioso para el acné. De hecho, ciertos productos pueden obstruir los poros, aumentar la producción de sebo y desencadenar brotes de acné. Además, el uso de productos incompatibles o demasiado agresivos puede empeorar condiciones dermatológicas preexistentes, como el acné, la rosácea o la dermatitis.

3. Dermatitis irritativa o de contacto: esta afección se manifiesta con enrojecimiento, picazón, descamación y, en casos más graves, ampollas e incluso quemaduras en la piel.

Según nos informan dos quinceañeras: "Cada vez la sociedad nos exige más y nosotras tenemos la necesidad de dárselo. Te metes en el móvil y solo hay vídeos así, por lo que terminas cayendo y haciéndolo como el resto de las personas de tu entorno. Pero, nosotras hemos parado de usarlo ya que recientemente mi amiga ha sufrido una alergia de la piel debido al uso incorrecto de los productos que usábamos. Verla tan mal nos ha hecho darnos cuenta de la situación a la que nos enfrentamos".

Más allá de lo físico, detrás de esta moda puede subyacer una visión distorsionada no solo de la propia realidad sino también de la propia imagen. La Dra. Fernández nos advierte: “Cada vez son más jóvenes mis pacientes. Pacientes que debido a las influencias socioculturales y a la presión de los medios sociales no se sienten bien consigo mismas por tener unos estándares diferentes a lo que requiere hoy en día la sociedad. Toda esta comparación está provocando en nuestras generaciones más jóvenes problemas de ansiedad, depresión e incluso aislamiento social”.

Estos riesgos dermatológicos y psicológicos subrayan la importancia de educar a los jóvenes sobre el uso adecuado y equilibrado de productos, así como de fomentar una actitud saludable hacia la belleza y la autoimagen. Es esencial alentar a los jóvenes a buscar orientación profesional en caso de preocupaciones o problemas cutáneos.