martes. 27.09.2022
Cultura y actualidad

El futuro estadounidense en manos de Taylor Swift

Activista, comprometida con la política de su país y una de las mejores artistas del pop internacional actual. Estos son algunos atributos de la cantautora estadounidense Taylor Swift, cuya figura resulta hoy esencial para la política estadounidense, concretamente para las elecciones presidenciales del próximo 3 de noviembre.  
Taylor Swift asiste a la premier de Netflix de su documental Miss Americana. Foto Neilson Barnard para GETTY
Taylor Swift en la premier de Netflix del documental "Miss Americana". Foto: Neilson Barnard para GETTY

Pese a la lluvia de críticas que la cantante lleva esquivando desde que comenzase su carrera musical en 2006, cuando solo tenía 17 años, Taylor Swift resulta ser el paradigma de heroína moderna, convirtiéndose en referente para millones de jóvenes de todo el globo. 

Nacida en Wyomissing (Pensilvania), su estilo musical ha pivotado a lo largo del tiempo, cabalgando entre los géneros pop y country. Este último es especialmente característico de los primeros álbumes, cuando el primer plano de una joven Taylor cubría todas sus portadas. Entonces la discográfica Big Machine parecía ejercer presión sobre la artista, guiándola en su proyección pública siempre desvinculada de la política. 

Sin embargo, desde que el pasado año (2019) Swift publicase Lover de la mano de Republic Records, la imagen de nuestra protagonista ha experimentado un giro de 360º. En la canción Miss Americana & The Heartbreak Prince, vemos a una Taylor afectada por el escenario político de un país preocupantemente enfrentado entre dos colores políticos. “My team is losing, battered and bruising. I see the high fives between the bad guys”-canta Swift, quien desde entonces se la conoce con el sobrenombre de “Miss Americana”, título del documental publicado por Netflix en enero de este mismo año. 

Portada del documental de Netflix

Portada del documental de Netflix "Miss Americana". Foto: Filmaffinity

En la cita anterior, Taylor interpreta la derrota demócrata de las elecciones de 2016 como propia: “mi equipo va perdiendo, maltratado y con hematomas”. Y prosigue cantando: “Veo chocar los cinco a los chicos malos”. Esta última es una clara metáfora de la victoria republicana, “los malos”, según Swift. Pero hasta la fecha, sus reflexiones quedaban revestidas en estas alegorías no poco poderosas. 

En cambio, quienes seguimos a la treintañera, ya conocíamos su férrea tendencia demócrata, una ideología que, si bien antes trataba de ocultar por miedo a que su enorme grupo de fans se redujese, ya forma parte de su imagen pública. En entrevistas, redes sociales y sus propias letras; Taylor Swift ya no oculta su defensa por los derechos sociales en Estados Unidos, mostrándose especialmente sensible ante la situación de las mujeres, el colectivo LGBTQIA+ y la población afroamericana.  

Respecto de esta última, y ligado al controvertido movimiento #BlackLivesMatter, la cantautora aportaba su granito de arena tanto en sus cuentas de Twitter como de Instagram, lanzando tuits con el hashtag anterior y publicando la imagen en negro que se hizo viral. 

De hecho, en medio de la frenética campaña de promoción de Folklore, su último disco de estudio grabado durante los meses de confinamiento, Taylor no deja de lado su faceta política. En medio de un feed monocromático, donde reinan los colores grises y blancos, vemos su último post. Es la portada de V Magazine, una revista de moda que ha decidido crear una sección de opinión ad hoc para las elecciones presidenciales del próximo martes bajo el título “V is for vote”, haciéndole un guiño al propio nombre del magacín. 

Votaré con orgullo a Joe Biden y Kamala Harris en las elecciones presidenciales de este año

La sección ya cuenta con testimonios de rostros tan conocidos como Mariah Carey, Jennifer Lawrence o Bella Hadid, figuras importantes de la música, del cine y de la moda estadounidenses a las que se une Taylor Swift, quien se abre en canal para mostrar su apoyo al bando demócrata: “Votaré con orgullo a Joe Biden y Kamala Harris en las elecciones presidenciales de este año. Bajo su liderazgo, creo que Estados Unidos tiene la oportunidad de empezar el proceso de curación que tanto necesita”.  

Taylor Swift para la revista de moda V Magazine. Collage: Paula Paín

Instagram de Taylor Swift y portada de la revista de moda V Magazine. Collage: Paula Paín

Convencida de sus limitaciones por ser mujer y que, de ser hombre, sería “EL hombre” como expresa en su canción The man, la compositora reivindica a través de la música sus aspiraciones más profundas desgranando el devenir ideal para su país, una versión quizá mejorada y mucho más romántica del “America First” de Trump, a quien la artista dedica explícitos tuits acusándolo de fingir superioridad moral. “Votaremos para destituirle en noviembre”-añade Taylor. 

Esta dinámica en la que los cuchillos vuelan por el ciberespacio es ya parte de nuestra cotidianidad, un fenómeno que se torna morboso por tener lugar en espacios 2.0, abiertos a un público que por primera vez hace suyo el mensaje y lo deconstruye a su manera. Los haters, representados en Shake it off, hacen añicos las palabras de Taylor para volverlas a compartir, esta vez carentes de su significado inicial. Así es como la Reputación de la artista, título de su sexto disco, ha quedado degradada a lo largo de los años. 

Taylor Swift durante el Red Tour, 2013. Foto: Jana Beamer

Taylor Swift durante el Red Tour, 2013. Foto: Jana Beamer

Por si fuera poco, en medio de la atribución constante de parejas que nunca tuvo y las presiones de su discográfica, que la llevaron a padecer trastornos alimenticios, la artista recibe el diagnóstico de cáncer de su madre, una noticia fatal que la llevó a componer Soon you'll get better. Con todo, de esta carrera teñida de negro por momentos, Swift ha sabido remontar como el Ave Fénix, concentrando todas estas reflexiones en su último single Cardigan, un canto a la vida y al logro de haber conocido el amor verdadero.  

“Sequin smile, black lipstick, sensual politics. When you are young, they assume you know nothing”. Esta enumeración de clichés con los que la cantante lidia desde su adolescencia, como “sonrisa de lentejuelas” o “pintalabios negro” es rematada en Cárdigan con una especie de oxímoron: ¿puede la política ser sensual? Parece que la cantante ha conseguido que lo sea, pero prosigue: “cuando eres joven, asumen que no sabes nada”, gran metáfora del descrédito tanto profesional como personal que ha marcado la juventud de Taylor.

taylor swift, folklore

Taylor Swift para la portada de Folklore. Foto: Instagram

A estas alturas, pese a que los resultados de las elecciones del próximo martes son todavía inciertos, cabría repensar la enorme influencia del discurso de Swift para el futuro de Estados Unidos. Son muchos los jóvenes, y no tan jóvenes, que siguen a la artista y reciben la invitación diaria de la cantautora de conceder su voto a Biden a través de canales tan sencillos como son las Historias de Instagram...

¿Podrá Miss Americana dar paso esta vez a la alternativa demócrata? 


Canciones citadas en el artículo:

  • Miss Americana & The Heartbreak Prince (Lover)
  • The Man (Lover)
  • Shake It Off (1989)
  • Soon You'll Get Better (Lover)
  • Cardigan (Folklore)

 

Comentarios