martes. 23.07.2024
Piqué reaviva el debate a tres días del 1-O

El antes y el después del deporte español con una Cataluña independiente

El jueves 28 de septiembre fue el día elegido por Gerard Piqué para volver a reivindicar el derecho del pueblo catalán a votar en referéndum por su independencia. El defensa central del FC Barcelona y de la Selección Española ha utilizado una vez más la plataforma Twitter para dejar clara su intención de votar en el 1-O.

20160607-636009339132629862_20160607220841-kofD-U402435158832ngG-980x554@MundoDeportivo-Web
Gerard Piqué jugando por la Selección Española. Foto: Mundo Deportivo.

Piqué, a pesar de no confirmar qué votará en la consulta, se ha establecido en los últimos años como uno de los grandes referentes del independentismo catalán, provocando grandes debates entre los aficionados de La Roja. Estos no han dudado en pitarle en cada campo de España, alegando que no es coherente que represente a la selección si defiende los pitos al himno y el referéndum.

A raíz de este tuit, comenzó el que seguramente no será el último debate sobre la incorporación del defensa central en la convocatoria de Julen Lopetegui mediante el hastag #PiqueFueradelaSeleccion 

La respuesta ha sido rápida y también son muchos los mensajes que apoyan al futbolista: 

 

Más allá de Piqué

Y, dejando un lado al central del Barça… ¿Qué piensan los deportistas catalanes sobre el referéndum? Las opiniones son diversas: unos a favor, otros en contra y cómo no, los que prefieren “no mojarse”. Más adelante veremos algunas de las declaraciones más significativas para analizar cómo está afectando el 1-O en el deporte español.

Pep Guardiola nunca ha ocultado su deseo de que Cataluña sea independiente. Hace trece años, en una entrevista (cuando era futbolista en activo) reconoció que jugaba en la selección española con gusto, pero solo porque la selección catalana no estaba legitimada para jugar competiciones europeas o internacionales.

Por su parte, los hermanos Gasol mantienen su posición de votar. Recientemente, Pau concedió una entrevista en TV3: "No sé si hará (el referéndum), pero yo soy siempre partidario de votar, de ejercer tu derecho y de tener una opinión sobre una posible situación social que te afectará a ti, a tus amigos y a tu familia".

La capitana del equipo nacional de natación sincronizada, Ona Carbonell, declaró que si tuviera que escoger entre la nacionalidad española o la catalana, se quedaría con esta última.

No todos están a favor del referéndum, por ejemplo, Márc Márquez se sitúa con declaraciones como estas: "Soy catalán, porque vivo en Cataluña, pero me siento español porque está dentro de España”. O el doble medallista olímpico en taekwondo, Joel González, quien afirma estar "orgulloso de ser quién soy, catalán y español".

Una opinión interesante es la del difunto Johan Cruyff, que pese a su nacionalidad holandesa, vivió muchos años en Cataluña y escribió sobre este asunto en su autobiografía. En ella, exponía que este debate permanece después de 40 años y que si se llevara a cabo la independencia, dividiría al pueblo por estar al 50-50.

En cuanto a las instituciones futbolísticas que apoyan públicamente el referéndum, hay hasta siete: FC Barcelona, Girona FC, UE Llagostera, UE Olot, CE Sabadell, Lleida Esportiu y CF Peralada-Girona B.

Un caso a destacar es el del Llagostera, que en las últimas semanas ha publicado varios comunicados polémicos, desde los que apoyan a los alcaldes y políticos de “nuestra tierra” hasta el que ofrecía una entrada gratuita a todo aquel que llevara una bandera al estadio.

Todos estos apoyos por parte de los deportista al referéndum están recogidos por la Plataforma ProSeleccions Esportives Catalanes, desde declaraciones formales a simples tuits, aprovechando todo lo posible para hacer campaña por la independencia.

Si se produce la independencia

Aunque siempre tendrían la opción de mantener la nacionalidad española, en un caso hipotético en el que todos los deportistas catalanes abandonaran las federaciones españolas, habría un importante vacío en deportes como el hockey, el waterpolo, la natación sincronizada, el balonmano o incluso en el baloncesto, entre otros deportes.

La selección olímpica de 2012 de hockey hierba masculina estaba conformada por dieciséis catalanes de dieciocho posibles. La misma situación se vive en las selecciones masculinas y femeninas de waterpolo o con las chicas de la natación sincronizada.

En la liga nacional de waterpolo solo hay tres equipos no catalanes, y esta situación se repite en muchas otras competiciones nacionales. Ese es otro aspecto importante, en estos deportes “minoritarios” la formación se realiza primordialmente en Cataluña, aunque los deportistas sean naturales de otras comunidades autónomas.

Con la ruptura, el deporte catalán pierde, el deporte español pierde, todos pierden.

El antes y el después del deporte español con una Cataluña independiente