martes. 23.07.2024

El fútbol es sin duda alguna el deporte líder, no solo en audiencias sino también en ingresos económicos. Esto no es más que un hecho empírico que se ha ido acentuando a lo largo de los últimos años. Además, España tiene gran culpa de ello. Según el diario económico Expansión, La Liga Santander se sitúa en la temporada 2017/2018 en el tercer puesto del escalafón de países europeos con mayores ingresos, solo por detrás de la Premier League y la Bundesliga.

Los traspasos de grandes estrellas, como Neymar a su llegada al Barcelona, o Gareth Bale en el Real Madrid por cantidades que superan los 100 millones de euros, han dejado de ser casos extraordinarios. Cristiano Ronaldo, Philippe Coutinho, Ousmane Dembélé, Kylian Mbappé y de nuevo el propio Neymar son todos fichajes realizados en los últimos dos años y cada uno de ellos ha superado la cifra de los cien millones en su traspaso.


Los precios se han disparado, pero también es cierto que estos traspasos tan caros se están realizando porque muchos clubes pueden permitírselos. Sus arcas están inundadas de dinero, y no es para menos sabiendo que solamente por derechos televisivos los clubes de la Premier League ingresaron la temporada pasada entre 94 y 149 millones cada uno, según su posición en la tabla.


Pero claro está que debe haber un control sobre el uso que hace cada equipo con el dinero. Si no un club puede gastar por encima de sus posibilidades y llegar a endeudarse, algo contra lo que se está luchando en España. Por eso existen los llamados límites salariales, que en realidad incluyen no solo los salarios de los componentes de la plantilla y cuerpo técnico, sino también los de la cantera y otras secciones inferiores. La Liga ya ha publicado los de la presente temporada 18/19 y varían entre los 3,157 y 25,245 millones en Segunda y de 23,882 a 632,971 millones en Primera.

lfp-limit-thumb-1819-v3


Pero hablemos de los sueldos de los futbolistas. El sueldo mínimo en el fútbol profesional en España varía cada temporada en función del IPC, como establece la resolución de la Dirección General de Empleo de 2015, que permanece vigente para el periodo 2016 - 2020. En la temporada 2016/2017 este salario mínimo por jugador era de 155.000 euros en Primera y 77.500 en Segunda y desde entonces ha ido incrementando cada año. Según El Mundo, este incremento ha sido del 80% en los últimos cuatro años.


Puede que estas cifras nos parezcan muy altas, pero es que además por arriba no hay límites. Cristiano Ronaldo ingresa unos 30 millones de euros al año en la Juventus, mientras Messi recibe en torno a 40 en el Barcelona. Si a esto le añadimos lo que ganan estos dos genios del fútbol gracias a la publicidad, la cifra asciende por encima de los 90 millones de euros. Todo esto queda muy por encima del salario de las mujeres en la Liga Iberdrola, donde el equipo con mayor presupuesto es el Barcelona, con 3,5 millones de euros, según el diario As.


De todas formas, el negocio del fútbol está en pleno desarrollo y aún tiene mucho margen de crecimiento, sobre todo en el fútbol femenino. Pero al fin y al cabo a los amantes de este deporte lo que les seguirá importando es lo que pase en el terreno de juego, y dará igual cuánto cobren los futbolistas siempre que acaben metiendo la pelota dentro de la portería.