martes. 23.07.2024
Llegó el día para el referéndum secesionista del 1 de octubre, cuya ley rectora fue aprobada en septiembre en el Parlamento de Cataluña y suspendida por el Tribunal Constitucional.

Se venía venir desde hace tiempo que parte de la población catalana estaba pidiendo este día en el que pudieran decidir qué pasaría finalmente con el sentimiento independentista.

La jornada ha estado marcada por la intervención de la Policía Nacional y de la Guardia Civil –con acusaciones hacia la actitud pasiva de los Mossos de Esquadra- tras la apertura de los colegios electorales. Jueces catalanes, seis en concreto, han comenzado una investigación contra los Mossos debido a su posible falta de eficacia y la propia Fiscalía está pensando actuar contra ellos, ya que señalan negativamente que se han comportado como una “policía política”.

Una de las primeras informaciones que ha deparado este 1 de octubre sobre el referéndum de Cataluña ha sido que la Generalitat ha comunicaba esta misma mañana su intención de  utilizar un censo universal para que los catalanes pudieran votar en cualquier colegio electoral, presentando su documento de identidad o pasaporte. El Gobierno de Puigdemont  ha afirmado que “el 96% de los colegios han logrado abrir sus puertas”.

Efectivamente, esta intención por parte del Govern ha sido confirmada horas más tarde por Jordi Trull y Raul Romeva, todo con la intención de facilitarle a los ciudadanos la votación. Muchos locales de votación asignados anteriormente por el Govern han sido precintado posteriormente por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Trull declaraba ante los medios que "Todo el mundo podrá votar mientras exista un colegio abierto” y  "el compromiso era y es hacer todo lo posible para que los catalanes puedan votar".

De esta manera, la operativa ha consistido en recoger los datos de los votantes a través de un sistema informático, que desde la Generalitat han asegurado que estaba pensado para que no se pudiera votar en más de una ocasión, además de permitirse también la votación sin sobre. El voto se emite en una papeleta doblada e insertada posteriormente en una urna para asegurar la confidencialidad.

Al cierre de las urnas, Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, ha comparecido ante los medios afirmando que "hoy no ha habido un referéndum de autodeterminación". También ha insistido que los españoles han constatado que el Estado de Derecho "mantiene su vigencia y actúa con todos sus recursos legales ante cualquier subversión". 

Durante la primera parte de la jornada, la Policía Nacional y la Guardia Civil han asumido la retirada de las urnas y el cierre de los colegios para impedir el referéndum suspendido por el TC. Han actuado ante los momentos de tensión contra los manifestantes y se han visto obligados a retirar a algunas personas utilizando la fuerza.

Según la Generalitat de Cataluña, hay  un total de 761 heridos a causa del enfrentamiento con las fuerzas de seguridad del Estado. De igual modo, desde el Ministerio del Interior confirman que hay dos guardias civiles y nueve policías heridos levemente tras las intervenciones.

El Ministerio del Interior ha pedido tranquilidad y respeto para que las fuerzas de seguridad puedan realizar su trabajo y continuar con el cierre de los colegios.

Numerosas organizaciones y ciudadanos han criticado la “violenta” actuación de la policía y la Guardia Civil a lo que el ministro del Interior Juan Ignacio Zoido ha afirmado que los cuerpos de seguridad se han encontrado en situaciones “complicadas”. "La violencia injustificada del Estado le avergonzará para siempre". Estas han sido las primeras declaraciones de Puigdemont, al llegar sobre las 11.00 horas al colegio de Sant Julià de Ramis. Estas declaraciones van íntimamente ligadas a la actuación de la policía en el día de hoy. Las actuaciones de la policía habrían comenzado con la búsqueda de urnas en los diferentes colegios electorales , pero esto ha desencadenado múltiples enfrentamientos entre los ciudadanos y las cargas policiales. El ambiente durante algunas horas claves de la mañana de este 1 de octubre ha sido de conflictividad, ya que en varias ocasiones la policía ha utilizado material  antidisturbios contra la cantidad de personas aglomeradas en los distintos puntos de votación.

Tras las incidencias e intervenciones durante todo el día de hoy, la tarde se ha mantenido tranquila y ha continuado la jornada electoral en los distintos puntos de la ciudad.

A las 22:00 horas, se comenzarán a ofrecer datos sobre el recuento de votos y se intentará dar respuesta a la gran pregunta que se hacen los catalanes y todo el país : ¿qué pasará ahora?

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, también abordará el asunto de las incidencias ocurridas durante el día y de la intervención de las fuerzas policiales del Estado.