jueves 28/10/21
Un día de ruta "vespera" con el Club Palma del Río

Vespa Club Palma del Río, una ruta por la Sierra de Hornachuelos:

El Vespa Club Palma del Río organizó el pasado mes de septiembre una ruta por la Sierra de Hornachuelos. Una experiencia de dos ruedas, diferente y de la que querrás formar parte el próximo año.

Vespas aparcadas para descansar. Ruta por la Sierra de Hornachuelos, Palma del Río. Foto: Macarena Barroso.
Vespas aparcadas. Ruta por la Sierra de Hornachuelos, Palma del Río. Foto: Macarena Barroso.

Son las ocho de la mañana y comienza nuestra aventura sobre ruedas. Vamos de camino a Santa Justa para subirnos a una furgoneta que lleva un tráiler con remolque, dónde viajará nuestra moto. Desde allí iremos hasta Palma del Río, dónde dará comienzo nuestra experiencia vespera.

Vespas en el remolque. Foto: Macarena Barroso

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El evento está organizado por el Club de Vespa de Palma del Río y promete ser una jornada cargada de diversión, con una ruta maravillosa con paradas gastronómicas y, como guinda final, un sorteo dónde se repartirán muchos regalos para nuestras motos.

El Club véspero de Palma del Río es una organización muy familiar, de amigos unidos por su pasión por las Vespas; está presidido por Alejandro Gómez Tierno, que se encargó junto a Beatriz María García Caro, tesorera y secretaria del club, de presidir todo el evento.

Un total de 277 vespas de diferentes modelos, años y colores se congregaron el soleado y caluroso día 16 de septiembre.

Inscripción

 

21617881_10155693770959322_5915422382071315628_n 2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aparcamos la moto maravillados por cómo quedaba nuestra pequeña verde aguacate con las demás. Después de un par de fotos nos dirigimos a la inscripción, allí estaba Beatriz García Caro en la mesa controlando todas las llegadas.

En el interior nos esperaba un buen desayuno para recargar pilas antes de comenzar la ruta. Nada más llegar hablamos con todos y nos sentimos como en casa, la simpatía y la amistad fluyó por el ambiente.

 

La ruta

 

 

Comenzamos la ruta a las 10:00 de la mañana. Las 277 máquinas empezaron a arrancar sus motores, con una gran tumba de humo y olor a gasolina dejamos atrás Palma del Río. Nos adentramos por un entorno privilegiado, rebosante de olivos, encinas, alcornoques, afluentes y montes. Nunca antes habíamos disfrutado de tal manera del paisaje.

Circulamos por pueblos muy bonitos, como Peñaflor y La Puebla de los Infantes, con sus calles empedradas y sus habitantes que se asomaban a las ventanas y puertas para contemplar el rugido de las motos clásicas de cerca; en estos pueblos  hicimos las paradas para descansar y comer un aperitivo.

Fue espectacular bordear el embalse del Retortillo. La temperatura tan agradable invitaba a disfrutar del viento sin chaqueta, algo que no suele ser habitual; desde allí nos dirigimos de nuevo al punto de partida: Palma del Río nos esperaba para continuar con un gran festín de productos cordobeses.

 

Beatríz García: “Nuestro grupo vespero no tiene más ambiciones o aspiraciones que la de disfrutar"

 

Beatriz, secretaria y tesorera en la ruta de la Sierra de Hornachuelos. Foto: Macarena Barroso.

 

 

 

 

 

 

Pregunta (P): ¿Cómo se originó el Vespa Club de Palma del Río?

Respuesta (R)Al conocer a Alejandro, mi pareja, y su afición por las vespas hizo que poco a poco me enganchase a este “mundillo”. Íbamos a rutas organizadas cercanas como Lora del Río, Alcores, Lucena, Sevilla... Conocíamos a gente con esta afición y poco a poco vas entablando amistad con muchos de ellos.

Un día pensamos que también nosotros podríamos intentar organizar algo así en Palma del Río. Pedimos ayuda a una Hermandad amiga, la cual nos extendió en todo momento su mano y nos pusimos manos a la obra Alejandro y yo junto con ellos. Con este primer encuentro aparecieron vespas que ni se conocían en el pueblo. Tuvimos unos 80 asistentes, no fueron muchos, pero para nosotros era lo máximo, no queríamos nada más que hacer disfrutar al resto al igual que cuando ellos nos hacían disfrutar cuando íbamos a sus “casas”. Esto fue el 21 de Septiembre de 2013.

Por supuesto, después eso, hubo un segundo encuentro en solitarios y tras este, comenzaron a aparecer interesados en hacerse socios, socios de un club que aún no estaba formado, y así nos pusimos manos a la obra. Con un total de 12 socios a fecha 14 de Diciembre de 2014, fueron creados nuestros estatutos y comenzados los trámites como asociación, siendo a fecha de hoy, un total de 26 socios.

(P)¿En qué os basasteis para hacer el recorrido?

(R)Si hay cosas bonitas que tiene esta ciudad y sus alrededores, es precisamente toda la ruta que realizamos. La ciudad de Palma del Río se encuentra situada en plena Vega del Guadalquivir entre Córdoba y Sevilla y rodeada por la Sierra de Hornachuelos. Un entorno idílico para poder pasear en Vespa y esto es lo que buscamos en nuestro Vespa Club. Una ruta pintoresca, agradable, con buen firme y no muy larga para que el visitante que viaje desde su ciudad rodando en Vespa no sea demasiado agotador.

(P)¿Cuántos fueron los participantes? ¿Se incrementó mucho respecto al año pasado?

(R)El número de asistentes en este año fueron unos 277 y en el IV Encuentro 2016, fue de 179 personas por lo que el encuentro de este año se ha visto incrementado en unos 100 aproximadamente con una clara aceptación y he de decir que inesperada por nuestra parte.

(P)¿Cuáles son vuestras ambiciones?

(R)Nuestro grupo vespero no tiene más ambiciones o aspiraciones que la de disfrutar en dicho vehículo en rutas y como no, promover y llevar el nombre del club y de nuestra ciudad allá donde vayamos.

Intentamos ayudar a asociaciones que nos lo piden o incluso colaborar cada año con una asociación de bienestar social, tal y cómo hicimos el año pasado e incluso este, entregando un euro por inscripción.

No pretendemos sacar beneficios, de hecho este año ha sido así, solo pretendemos que quien venga a visitarnos y haga ese esfuerzo se sienta tratado cómo mejor se merece, que se lleve un bonito sabor de boca de nuestro pueblo y de su gente y cómo no, de este Vespa Club.

 

 

Comentarios