sábado. 26.11.2022
Curiosidades

Asesinos en serie más famosos de la historia

Algunos nombres son más conocidos que otros, pero las historias de estas 10 personas nos suenan a todos: desde un hombre lobo hasta una noble con 650 víctimas

photo-1591553234204-2d05772ba364
photo-1591553234204-2d05772ba364

Hace unos años se estrenó en Netflix la serie Mindhunter, que explicaba el proceso de investigación y entrevista de dos agentes del FBI a distintos asesinos seriales de todo Estados Unidos para poder llegar a comprender su mente. Además, ellos fueron quienes les pusieron el nombre a este tipo de personas que asesinan a 3 o más individuos en un determinado periodo de tiempo.

Desgraciadamente para los fans, Mindhunter fue cancelada, lo que dejó a los espectadores esperando por algún otro tipo de contenido sobre esta temática, que llegó hace unas semanas con Dahmer, la serie sobre este asesino del mismo nombre protagonizada fantásticamente por Evan Peters.

Debido al gran éxito que ha tenido la serie sobre Jeffrey Dahmer, él será el primero.

DAHMER

Jeffrey Dahmer, también conocido como El carnicero de Milwaukee, fue uno de los asesinos en serie que marcaron la historia criminal de Estados Unidos. Asesinó  a 17 hombres entre 1978 y 1991 con los que además practicó la necrofilia y el canibalismo.

Su modus operandi solía ser elegir una víctima de un bar de gays a la que se llevaba a casa, donde la drogaba para después estrangularla y, cuando la carne empezara a pudrirse, los desmembraba y se los comía.

Algunas de sus víctimas consiguieron escapar, pero solo una consiguió que la policía le hiciera caso. Cuando entraron al apartamento de Dahmer encontraron aterradoras fotografías y restos de sus víctimas. Fue arrestado y llevado a juicio en 1991, donde fue enviado a prisión. Allí murió asesinado a golpes por otro preso en 1994.

BUNDY

Es considerado el primer psychokiller moderno. Confesó haber matado a unas 36 mujeres y, aunque solo se encontraron 14 cuerpos, se cree que  la cifra real podría superar los 100.

Los asesinatos ocurrieron durante los años setenta en distintos estados americanos para así despistar a la policía.

Parecía encantador, inteligente y carismático, pero era todo una fachada, en realidad era brutal, sádico y pervertido.

Su modus operandi era siempre el mismo: actuaba en campus universitarios a plena luz del día, seleccionaba una joven (que generalmente se parecía a una chica de la que había estado enamorado) y le solicitaba ayuda para guardar unos libros en el coche al estar impedido de un brazo escayolado. Habiéndose acercado a la víctima, la golpeaba con una barra y la introducía en el coche para llevarla a algún lugar donde poder ultimar sus crímenes.

GACY

John Wayne Gacy, también conocido como El payaso asesino, violó y mató a 33 jóvenes y adolescentes entre 1972 y 1978. 

Trabajaba como payaso en actuaciones, desfiles y fiestas infantiles a las que iba disfrazado de este personaje que él mismo creó, El Payaso Pogo.

En vida, Gacy declaró haber matado alrededor de 45 jóvenes, aunque no todos fueron encontrados. Se hallaron 26 enterrados en el sótano de su propia casa, otros 3 en otros lugares de la casa, y otros 4 fueron lanzados a un río cercano.

Sus víctimas fueron mayoritariamente hombres heterosexuales con un atributo común entre ellos: la juventud y la belleza.

Fue sentenciado a la pena de muerte. Tras varios años de juicios, en 1994 se le ejecutó con inyección letal. Sus últimas palabras fueron: “¡Bésadme el culo! ¡Nunca sabréis donde están los otros!”.

GEIN

Ed Gein, también conocido como El carnicero de Plainfield o Leatherface, fue un asesino y ladrón de tumbas entre 1954 y 1957.

Cuando se descubrió que él era el causante de los asesinatos cometidos en el pueblo, lo arrestaron y registraron su casa. En ella no solo encontraron el cadáver de una mujer, sino que además había varios cráneos partidos por la mitad para utilizarse como cuencos; una de las sillas de la cocina estaba hecha con piel humana, al igual que las pantallas de las lámparas, las papeleras, las fundas de los cuchillos e incluso alguna prenda de vestir como un chaleco o un cinturón formado por pezones humanos.

Los psiquiatras supusieron que se trataba de un caso de Complejo de Edipo, es decir, que Gein estaba enamorado de su madre y que a raíz de su muerte buscó una sustituta, pues se encontró gran parecido entre sus víctimas y su madre.

Fue declarado enfermo mental y pasó el resto de sus días en una institución psiquiátrica.

 ZODIAC

El Asesino del Zodiaco fue un asesino en serie que acechó California en 1968 y 1969. En una carta presuntamente suya confesó el asesinato de 37 víctimas, aunque las únicas confirmadas fueron cuatro hombres y tres mujeres. De estas mismas, solo dos sobrevivieron para dar pruebas de la identidad del asesino, aún hoy desconocida.

Se estimó que Zodiaco, como él mismo se denominaba, tendría entre 20 y 30 años en el momento de sus crímenes; que era blanco, corpulento, de pelo castaño, y con una gran inteligencia y enorme conocimiento sobre lenguajes cifrados.

WUORNOS

A finales de 1989 Aileen Wuornos cometió su primer asesinato. El hombre era un exconvicto y violador en serie que trató de atacarla y ella, en defensa propia, le disparó. Seis nuevas víctimas le seguirían y Wuornos aseguraría que todas ellas intentaron violarla mientras ella ejercía como prostituta.

Tras la celebración de los correspondientes juicios, esta mujer, la mayor asesina de la historia de Estados Unidos, fue condenada a la pena de muerte mediante inyección letal.

KÜRTEN

Peter Kürten, también conocido como El vampiro de Düsseldorf, alcanzó fama mundial por los asesinatos en serie que llevó a cabo entre febrero y noviembre de 1929 en Düsseldorf, los cusles también hicieron famosa esta ciudad alemana.

Se ganó la fama de “vampiro” al afirmar durante el juicio haber bebido la sangre de sus víctimas.

Cambiaba constantemente su modus operandi para despistar a la policía. Utilizaba diversas armas, pero a todas sus víctimas les hacía heridas cortantes para beberse toda la sangre que podía antes de darse a la fuga.

ROMASANTA

Manuel Blanco Romasanta, conocido como El hombre lobo de Allariz, confesó haber asesinado a 13 personas durante el siglo XIX en Galicia.

Padecía licantropía clínica, un trastorno alucinatorio que se caracteriza por la idea de que se sufre una transformación animal, generalmente en un lobo.

Romasanta no fue ejecutado por sus crímenes debido a que era el único caso documentado de este extraño trastorno.

JACK EL DESTRIPADOR

Es uno de los asesinos más conocidos de la historia y es que nunca llegó a saberse la verdadera identidad de, como decidieron apodarlo los ingleses, Jack el destripador.

Siempre seguía el mismo procedimiento: atacaba a prostitutas en medio de la noche, durante el fin de semana y a finales de mes. La policía no conseguía atraparlo, así que los vecinos del barrio de Londres de Whitechapel decidieron salir a buscarlo, aunque tampoco lo consiguieron.

Se conoce que asesinó a 5 mujeres, aunque se le atribuyen muchas más víctimas ya que durante esa época hubo una elevada cantidad de mujeres asesinadas.

BATHORY

Erzsébet Bathory, también conocida como La Condesa Sangrieta, fue una aristócrata perteneciente a una de las familias nobles más importantes de Hungría, pero no destaca por ello.

Estaba obsesionada con su belleza y creía que cubriéndose la piel de la sangre de muchachas más jóvenes y guapas conseguiría rejuvenecer las arrugas que poco a poco le iban saliendo.

Fue acusada de brujería y de asesinar a 650 personas, lo que la convierte en la mayor asesina de la historia.

Además, uno de sus antepasados fue Vlad Tepes, es decir, Drácula.

Comentarios