martes 20/4/21

Batallas de gallos: el freestyle no tiene techo

Estos "enfrentamientos verbales" han convertido a sus protagonistas en artistas profesionales de la rima. Hoy, sus famosas peleas en las calles, a golpe de palabra improvisada, llenan estadios

 

la Red Bull Batalla de los Gallos en MadridEl Wizink Center en la Red Bull Batalla de los Gallos 2019

Las batallas de gallos no son solamente dos personas lanzándose improperios que rimen. Son dos artistas haciendo gala de su agilidad mental para, de manera improvisada, lanzar rimas lo más ingeniosas posibles sobre una base de música, en ocasiones acerca de determinados temas o con diferentes palabras.

La facilidad y agilidad con la que los freestyler utilizan el vocabulario no es porque sea exclusivamente un don, se debe a la práctica de mejorar el vocabulario y memorizar palabras. Skone, ganador de Red Bull España en dos ocasiones, en una entrevista en EL Mundo cree fundamental adquirir conocimientos constantemente, también declara que: “el tema de consumir arte te aporta una riqueza lingüística”.

En el siguiente vídeo un freestyler explica de qué forma se entrena y la importancia de tener cultura general:

 

 

Hoy el freestyle está en auge; moviliza a millones de personas por todo el planeta, pero no siempre fue así. En sus inicios, el freestyle era algo absolutamente marginal que estaba muy mal visto por la sociedad y las batallas de gallos apenas tenían repercusión, se reducían a un grupo de personas que se reunían en parques para improvisar. Hasta que llegó un momento, o mejor dicho una marca de bebidas muy famosa, que lo cambió todo.

La compañía austríaca Red Bull apostó por este mundo cuando apenas tenía seguidores, de esta forma se creó la Red Bull Batalla de los Gallos. Esta competición comenzó en 2005, siendo la pionera en el mundo del freestyle. A día de hoy ha habido 12 eventos de este tipo, en los que se han reunido los mejores improvisadores de la mayoría de los países de habla hispana.

La clara evolución de la afluencia de público en los eventos se puede observar a través de las distintas ediciones de la Red Bull Batalla de los Gallos; en 2005 hubo 512 espectadores, en 2013 5.045 espectadores, y en 2019 se llenó por completo el WiZink Center de Madrid, el que es actualmente el pabellón del Real Madrid de baloncesto, con 17,451 espectadores.

 

 

 

La Red Bull fue la competición que abrió camino, después vendrían muchas otras, contribuyendo así a la expansión de la cultura del freestyle.

La popularidad de las batallas llevó a crear más eventos de esta índole. God Level y BDM fueron algunos de los eventos que se crearon a raíz de la popularidad de las batallas. Aunque, no es hasta 2017 cuando se comienza a profesionalizar el freestyle debido a la aparición de una nueva competición, la Frestyle Master Series (FMS); la primera liga de improvisación profesional. La FMS es una liga con los 10 mejores raperos del momento, que se baten durante 9 jornadas para decidir el campeón y los descendidos. La primera edición se realizó en España. Tras el éxito de esta competición comenzó a expandirse; en 2018 llegó a Argentina, en 2019 a Chile y a México y FMS Perú fue la última en aparecer en este 2020.

Nadie sabe cuál es el techo de esta modalidad, lo único que sabemos es que la evolución del freestyle está consiguiendo que haya aficionados en cualquier rincón del mundo. Por otro lado, cabe señalar que el trato de los medios de comunicación ha mejorado en comparación a otros años atrás, gracias a esta visibilidad el freestyle está llegando a muchas más personas. Las batallas no paran de crecer y su futuro se prevé muy prometedor. 

Batallas de gallos: el freestyle no tiene techo
Comentarios