sábado 19/6/21

Viviendo el auténtico sueño americano

¿Cómo te imaginas tu vida en x años? Si cuando entré en la universidad me hubieran dicho que estaría escribiendo un artículo sobre mi experiencia en Estados Unidos tres años después, no me lo habría creído. 

 

Partido de los BlueJays en Creighton University
Partido de los BlueJays en Creighton University

Hace justo un año estaba haciendo un viaje en caravana recorriendo la Costa Oeste de los Estados Unidos con mis amigos, sin duda el mejor viaje que he hecho hasta la fecha. Esta fue solo una de las grandes experiencias que viví el año pasado durante mi cuatrimestre al otro lado del charco. 

Estudiantes de Loyola viviendo su experiencia internacional 

Estudiantes de Loyola de intercambio en EEUU

Mi experiencia 

El 17 de agosto de 2019 llegaba a Omaha (Nebraska) sin saber qué me iba a deparar esta nueva etapa. Me bajé del avión con un montón de sentimientos encontrados. Emoción, ganas, expectación, nerviosismo y hasta un poco de miedo. Lo que no sabía era que esta experiencia iba a marcar un antes y un después en mi vida. Que la chica que se subió al avión en Barajas, no sería la misma que bajaría 4 meses después. 

A nivel personal, tengo que reconocer que maduré mucho. Conocí gente nueva diferente a mí, con la que pensaba que jamás encajaría, pero no fue así. También conocí gente maravillosa que a día de hoy son muy importantes en mi vida. Aprendí a convivir, a ceder, a entender, a escuchar y a ayudar en los momentos de bajón (que también los había). 

Estudiantes de Loyola en Creighton University

Estudiantes de Loyola de intercambio en EEUU

Aprendí a valorar, lo que tengo y lo que no. Crecí en muchos aspectos de mi vida. Pero sobre todo, disfruté. Disfruté de las pequeñas cosas, del desayuno a solas en la cafetería, de las comidas y cenas con mis amigas donde nos contábamos cómo había ido el día, de los ratos de desconexión "en familia" antes de dormir. 

Viajé de este a oeste. Desde Omaha a Chicago, a Nueva York, San Francisco, Los Ángeles o Virginia. 

Y mientras hacía todo esto, lo documenté, anoté y grabé todo…

Mis recomendaciones

Puede que ahora no sea el momento idóneo para viajar, pero aún así estos son algunos lugares a los que viajamos y que son imprescindibles conocer si cruzáis el charco. 

Chicago

Primero de todo Chicago. Es una ciudad que muchos califican como "Nueva York pequeño". No sé si esta es la definición más acertada, pero sin duda alguna merece ser nombrada en esta lista. Me sorpredió desde el minuto uno. Es verdad que cuando se habla de Nueva York, a todos se nos viene a la mente Times Square o la Estatua de la Libertad, pero personalmente yo no conocía nada de Chicago. Esto hizo que al no esperarme nada, me sorprendiera desde el primer momento. Sus calles, el río Misisipi atravesando el centro de la ciudad, el skyline que se ve desde el lago Michigan... espectacular. 

Si podéis reservar el tour que se hace por el río y el lago, merece totalmente la pena.

Estudiantes de Loyola en Chicago

Estudiantes de Loyola en Chicago

Ruta por la Costa Oeste

En segundo lugar, nostros desde el principio sabíamos que queríamos hacer un viaje en caravana. En vez de elegir la mítica Ruta 66, elegimos la Highline 1 que es la carretera que va desde San Francisco a Los Ángeles, pero bordeando la costa.

Os recomiendo hacer el trayecto en varios días ya que hay muchos pueblos que merece la pena conocer y pasar la mañana paseando por sus calles. Nosotros tardamos 3 días en realizar este trayecto y nos paramos en algunos de los pueblos más recomendados y bonitos de la costa.

El primero, al salir de San Francisco, fue Santa Cruz. Este nos llamó mucho la atención pues tenía una feria permanente en la playa, lo que nos resultó parecido al Puerto de Santa Mónica que conoceríamos unos cuantos días después.

Estudiantes de Loyola en Santa Cruz (California)

Estudiantes de Loyola en Santa Cruz (California)

La segunda parada la hicimos en Monterrey, conocido por su famoso puerto y por servir pescado frito del día. Nos hizo sentir como los veranos en Cádiz, si no fuera porque el pescado no estaba tan rico.

La tercera parada fue en Big Sur. Nos adentramos un poco en las montañas que rodean la costa, la Cordillera del Pacífico, para ver otro tipo de paisajes y ahí pasamos una de las mejores noches de la ruta. Nos quedamos en un parque natural en medio de la montaña e hicimos una hoguera como las de las películas. Un sueño hecho realidad.

Las últimas paradas antes de llegar a Los Ángeles fueron Santa Mónica y Malibú. Sintiendo el calor californiano nos bañamos en el Pacífico y vimos una de las puestas de sol más bonitas que nos regalaría este viaje. Al final llegamos a LA y visitamos los sitios más emblemáticos.

Estudiantes de Loyola en Malibú (California)

Estudiantes de Loyola en Santa Cruz (California)

Si estás pensando en irte fuera, puede sonar tópico, pero es verdad, ¡vete!, será la mejor experiencia de tu vida. No solo por el sitio, sino por las personas que te acompañarán.

 

 

Comentarios