martes. 23.07.2024
Elecciones Estados Unidos

Elecciones al Congreso de Estados Unidos: la omnipotencia de Trump a pie de urna

El 6 de noviembre tendrán lugar las elecciones al Congreso estadounidense brindando así la oportunidad de invertir la mayoría republicana de ambas cámaras y controlar al volátil presidente del gigante americano. Las cábalas sobre los posibles resultados se aglomeran en torno a la cita más importante del presente político estadounidense e internacional. ¿Se harán los demócratas con la mayoría en alguna o en ambas cámaras, o mantendrán los republicanos su control del Congreso?

shutterstock_362131352
shutterstock_362131352

El 6 de noviembre tendrán lugar las elecciones al Congreso de Estados Unidos y el resultado de estas puede tener un gran impacto en el futuro político del país.

El sistema electoral estadounidense se caracteriza por periódicas votaciones. Cada 4 años tienen lugar las elecciones presidenciales, y cada dos años se realizan las elecciones de todos los miembros de la Cámara de Representantes (435 delegados cuya legislatura es de 2 años) y de un tercio de los miembros del Senado (100 delegados) que ya hayan cumplido su legislatura (6 años).

De este modo, durante la legislatura presidencial la composición de ambas cámaras está sujeta a variaciones. Esto es clave, ya que la capacidad legislativa del presidente se ve limitada por el consentimiento o rechazo de ambas cámaras; por ello, contar con una mayoría en ambas cámaras hace posible un mandato más fácil y otorga mayor capacidad de actuación al presidente electo.

Actualmente, el Congreso es de mayoría republicana: el Senado con 51 miembros republicanos y la Cámara de Representantes con 235, esto ha facilitado la actuación de Trump. Sin embargo, el resultado de estas elecciones puede marcar un cambio determinante. Si los números se invierten no solo se verá frenada la capacidad de actuación del presidente, sino que, además, los demócratas podrán finalmente tener la mayoría necesaria para abrir investigaciones sobre diversos aspectos de la administración de Trump que podrían llevar posteriormente a un proceso de impeachment.

Los sondeos realizados en páginas como the cook political report muestra una perspectiva ventajosa para los demócratas:

En el Senado los sondeos indican unas predicciones positivas para los demócratas, en cuanto a los puestos en disputa para ambos partidos. Prevén una estimación de 26 escaños asegurados para los demócratas, frente a 9 para los republicanos.

 

Captura de pantalla 2018-10-29 a las 17.53.02

 

 

 

Solid: No se consideran competitivos, hacen referencia a los delegados de aquellos estados con una marcada ideología política mayoritaria.

Likely: No se consideran muy competitivos, pero pueden verse comprometidos.

Lean: Se consideran posiciones disputadas, aunque uno de los partidos tiene cierta ventaja en cuanto a la inclinación ideológica del Estado en disputa.

Toss-Up: Los Estados más competitivos, ambos partidos tienen oportunidad de conseguir que el delegado de su partido salga elegido en estos.

 

 

Captura de pantalla 2018-10-29 a las 17.53.49

 

 

Captura de pantalla 2018-10-29 a las 17.53.37

 

En cuanto a la Cámara de Representantes (House of Representativeslos sondeos proporcionados muestran un mayor número de delegados prácticamente aseguradora el bando demócrata.

 

 

Captura de pantalla 2018-10-30 a las 14.32.48

 

 

Sin embargo, las previsiones son más positivas para los republicanos respecto a los delegados de estados no tan previsibles en su ideología política.

 

 

Captura de pantalla 2018-10-30 a las 14.33.51

 

 

No obstante, los resultados de las elecciones seguirán siendo una incógnita hasta el día 6 de noviembre cuando tengan lugar las votaciones, pues como ya vimos en las pasadas elecciones presidenciales estadounidense, a pesar de las previsiones de victoria para Hillary Clinton en los sondeos, el resultado sorprendió con Trump como vencedor. La victoria del magnate fue posible, a pesar de contar con menor número de votos, gracias al sistema electoral que rige el sistema estadounidense conocido como plurality voting the winner takes all.